Basauri

Txente Zuloaga: “La accesibilidad es uno de los problemas más urgentes en El Kalero”

Txente Zuloaga lleva seis años dentro de la Asociación de Vecinos // Txente Zuloaga

Txente Zuloaga (Bilbao, 1963), participa desde hace 15 años en el movimiento asociativo del barrio basauritarra de El Kalero. Hace seis años, decidió integrarse junto a otros vecinos en la Asociación de Vecinos Kareaga “porque vimos que había grandes necesidades de mejoras que no avanzaban por falta de impulso”. Hoy en día,  más de 200 personas forman parte de la Asociación. Txente nos cuenta sus logros y reivindicaciones.

¿Cuáles son los principales logros que ha conseguido la Asociación de Vecinos? Son innumerables las reivindicaciones y luchas en las que esta Asociación ha estado presente. En estos últimos años se han logrado cosas importantes, como la reforma del cruce de Kareaga Goikoa con Karmelo Torre y la calle Baskonia, donde se habilitó un paso de cebra con semáforo regulado para los peatones. O el ascensor de reciente colocación en el exterior del Ambulatorio del barrio.

Hace poco solicitasteis al Ayuntamiento más obras, ¿cuáles serían las más urgentes? Las necesidades son muchas, vivimos en un barrio poco accesible y con una población muy envejecida, por lo que uno de los temas más urgentes es mejorar la accesibilidad en las zonas con problemas. Destacaría la necesidad de un ascensor para los vecinos que residen en la parte alta de Karmelo Torre, que tienen unas pendientes pronunciadas para bajar al barrio a realizar las compras, o para acudir al médico.

Y con respecto a los problemas de la calle Kareaga Goikoa, ¿cuál es vuestra propuesta? Estos vecinos están desde hace más de 20 años fuera de ordenación urbana y en una situación próxima a la declaración de ruina. Es imprescindible que se acometa a corto plazo un plan que regenere la zona.

Las barreras del paso a nivel han fallado ya varias veces, con el riesgo que supone. ¿Qué respuesta os han dado desde las administraciones? Tras años de denuncia, hemos conseguido que el tema ya esté en la agenda de partidos políticos e instituciones, pero no está solucionado. Nosotros seguiremos denunciando la lamentable situación de este paso a nivel mientras no se elimine o solucione…

Cartel que reivindica un bidegorri en el barrio de El Kalero // AA.VV Kareaga Auzo Elkartea

Un reciente estudio aseguraba que El Kalero es el barrio más ruidoso de Basauri. ¿Qué medidas creéis que se pueden tomar para atajar este problema? Existen dos focos muy diferentes que generan los problemas de ruido. Por un lado, el que provoca el tráfico ferroviario. Creemos que la eliminación de dichas vías sería la solución definitiva, pero mientras tanto, lo mejor sería que ADIF cumpliera la legalidad y acometiera mejoras para minimizar las molestias. Por otra parte, el otro foco de ruido es el tráfico, que podría mejorar si se mejorara con rotondas u otros medios. En este sentido, nuestra reivindicación de derruir la casa en el número 56 de Kareaga Goikoa y realizar una rotonda, haciendo de paso una acera que facilite el tránsito hacia los portales pares de la calle Baskonia, es una reclamación de hace muchos años a la que los diferentes partidos que han pasado por el Ayuntamiento no han sabido darle solución.

¿Qué otras mejoras creéis que debe tener el barrio? Destaca la falta de zona de ocio, deporte y esparcimiento. Llevamos años reivindicando la recuperación de la ribera del Ibaizabal-Nervión, en su paso junto al antiguo camino de lo que fue el tranvía de Arratia. Abriría amplias posibilidades para el ocio y la conexión tanto con Bilbao como con Arrigorriaga con la prolongación y creación de diferentes paseos o bidegorris. Además, reivindicamos la recuperación de los antiguos caminos existentes en la falda de la zona de Montefuerte-Malmasin.

Y en general, ¿cómo es la vida en el Kalero? El Kalero es un barrio situado en un extremo de Basauri, y esto hace que nos podamos sentir como habitantes de un pequeño pueblo, en el que la mayoría nos conocemos. Por otra parte, no dejamos de estar dentro del gran Bilbao con una muy buena conexión de transporte público y a la vez vivimos junto al monte, lo que nos permite poder disfrutar de la naturaleza que nos rodea.

¿Y cómo os gustaría que fuera en el futuro? Queremos que siga siendo un barrio vivo, con comercio y donde sus vecinos puedan vivir cubriendo en él gran parte de sus necesidades y mantener también su idiosincrasia. Si conseguimos las mejoras que proponemos, vivir aquí será aún más atractivo.

 

Arriba