Basauri

Andoni Busquet (PNV): “En 10 años, imagino un Basauri todavía mejor en calidad de vida y amabilidad urbanística”

El alcalde Andoni Busquet en su despacho del Ayuntamiento de Basauri / Bidebieta

Andoni Busquet (Bilbao, 1966) lleva casi dos legislaturas como alcalde de Basauri, y aunque reconoce que todavía “queda mucho por hacer”, destaca que hasta ahora el equipo de gobierno se ha centrado en las personas, las inversiones y las actuaciones en los barrios. Sin olvidar el empleo y la vivienda, dos de las cuestiones que más preocupan a los basauritarras. Hasta 2019, cuando se celebren de nuevo elecciones municipales, Busquet apuesta por actuar para que el pueblo “se siga moviendo”.

Queda poco más de un año para que termine esta legislatura, ¿cuál sería tu balance? Todavía queda mucho por hacer, pero yo diría que se ha caracterizado por unas líneas de apuesta muy claras a pesar de los recursos limitados. La prioridad ha sido y es centrarse en las personas, en las inversiones, en la promoción económica y el empleo, la política social y las actuaciones en los barrios. Además, se han ido modificando los gastos e inversiones municipales, respondiendo a los retos que se nos presentaban y haciendo un uso lo más racional posible de los recursos, también unificando contratos para prescindir de aquello que no se consideraba necesario. También es destacable el salto importante en la vivienda protegida y en la vivienda en general, hay que recordar que llevábamos como 20 años sin que se hiciera vivienda en Basauri. Por último, destacaría la bajada paulatina del desempleo.

¿Cómo definirías la relación con el resto de partidos? Creo que este aspecto es otra de las claves importantes de estos 3 años largos de legislatura. Hemos evitado entrar en grescas o en rifirrafes. En la medida de lo posible, no hemos entrando en confrontaciones con el resto de partidos porque nos votan para que hagamos cosas, no para enfrentarnos. A veces, hay cosas que nosotros internamente vemos como grandes problemas, pero que luego en el pueblo tienen poca incidencia. Por eso hay que relativizar todo, porque igual a los vecinos eso ni les llega ni les interesa.

¿Cuáles serán los objetivos para los próximos meses? Sobre todo, trabajar mucho e intentar combinar las posibilidades reales y objetivas con la ambición. Tenemos que mirar siempre para que el pueblo se siga moviendo. Es importante destacar que acabaremos este 2018 con más de 6 de millones de euros de inversiones con el plan Auzoegin para los barrios desde que entramos en 2011. Y todavía quedan actuaciones de cirugía urbana muy importantes para los barrios y otras actuaciones con más volumen como el Puente de la Baskonia o la reurbanización de Federico Mayo, además de planificar las que tengan que venir. Otro gran reto para el municipio es el PERU y creo que es una noticia excelente que empiece este año.

¿Y seguirás después como candidato? Es muy pronto para decirlo, depende de muchas cosas. Ahora el reto es que Basauri siga mejorando en accesibilidad, parques, paseos, plazas.. Conseguir un pueblo mejor y más amable en el sentido urbanístico.

El alcalde Andoni Busquet votando la consulta urbanística del pasado 17 de diciembre / Bidebieta

Recientemente se aprobaban los presupuestos para 2018. ¿Qué es lo que más destacarías? La deuda municipal se reducirá a la mitad a finales de año, lo que supone que, aparte de pagar menos dinero por esa deuda, tendremos la posibilidad de invertir más. De hecho, este año las inversiones suben un 43%, siempre intentando equilibrar las actuaciones entre todos los barrios, viendo en cada momento lo que es más urgente en función de las conversaciones que mantenemos con las asociaciones de vecinos y otras aportaciones que tenemos por otras vías.

Se ha incorporado un enmienda de EH Bildu para otorgar ayudas al alquiler para jóvenes. ¿Crees que esta medida puede paliar la pérdida de población que sufre Basauri? Nos pareció una propuesta muy interesante, ahora tenemos que regular las condiciones. Pero sí diría que el número de viviendas vacías en Basauri es incluso menor que las de otras localidades del entorno. Seguro que muchos jóvenes y no tan jóvenes se han ido de Basauri por varias razones. Entre ellas, que no ha habido apenas oferta de vivienda libre, y además las que había eran caras. Y de VPO, oferta muy escasa hasta hace unos pocos años, también quizá porque es un municipio con poco terreno. Todo eso ha hecho que, en los últimos 20-25 años, se haya ido mucha gente a los pueblos del entorno. La estrategia del Ayuntamiento tiene que ser ir parando eso y que poco a poco se vaya poniendo vivienda en el mercado, que es lo que llevamos haciendo desde hace unos 7 años.

Otra de las grandes cuestiones que ha marcado la legislatura es el plan de regeneración para San Fausto-Bidebieta-Pozokoetxe. ¿Cuáles son los siguientes pasos tras la consulta? Igual no se entendió muy bien lo que suponía la consulta, en el sentido de si era políticamente vinculante o no. Fue una medida de participación que nos comprometimos a tomar desde el principio por ser un proyecto muy importante. En pleno decidimos que era necesario un 20% de participación para ser vinculante. Pero se iba a votar sí o sí, en un pleno especial. Y si el resultado hubiera sido negativo con la participación suficiente, también habría sido vinculante el ‘NO’, aunque fuera en contra de lo que algunos partidos deseábamos. A partir de ahora falta la aprobación definitiva, lo normal es que en no mucho tiempo se llevó a pleno y ya a partir de ahí, pistoletazo de salida. Tenemos un plan especial, que es lo que más lejos hemos ido nunca en toda esa zona. Lo importante es que con un plan definitivamente aprobado puedas actuar y puedas hacer muchas acciones en el plano urbanístico que no pueden llevarse a cabo si no es con un plan.

La mayoría de las veces, cuando se pide opinión a los ciudadanos, la participación suele ser muy baja. ¿Por qué crees que ocurre esto? La participación no hay que mitificarla, y hay muchas maneras de participar. Y no siempre la gente quiere participar, aunque tampoco hay que quitarle importancia. Hay distintas medidas de participación y todas pueden ser válidas, aunque tampoco podemos estar preguntando cada dos por tres a los vecinos. Solo si entiendes que es una actuación de especial relevancia. De todas formas, hay distintas maneras de preguntar: tenemos un observatorio que se hace anualmente que nos da claves de las necesidades. También tenemos muchos contactos con asociaciones de vecinos y peticiones de vecinos que te dan claves de lo que la gente necesita.

¿Cómo imaginas Basauri en 10 años? Va a seguir mejorando mucho en calidad de vida y en amabilidad urbanística. Va a estar todavía mejor en temas de accesibilidad, en su red de bidegorris, en zonas verdes y de esparcimiento, y, además, conservando sus características de pueblo dinámico. Además, creo que se irán menos jóvenes. También lo imagino manteniendo sus principales empresas y atrayendo a otras. Basauri también es un pueblo obrero e industrial y eso también marca su identidad y nunca puede restar.

Arriba