Basauri

Sergio Recio (concejal no adscrito): “El año que queda de legislatura seguiré diciendo las cosas por su nombre”

Sergio Recio comenzó la legislatura como portavoz y cabeza de lista de Basauri Bai / Bidebieta

Interesado por la política de toda la vida pero alejado de cualquier partido hasta hace 3 años, Sergio Recio (Barakaldo, 1975), fue expulsado de Basauri Bai en 2016, cuando la legislatura apenas llevaba un año de andadura. Desde entonces, ha continuado como concejal no adscrito en el Ayuntamiento de Basauri, “protestando siempre que ha sido necesario”.

Poco más de un año después de que empezara la legislatura, te echaron de Basauri Bai, aunque eras el portavoz y el cabeza de partido. ¿Qué ocurrió? Me echaron con engaños y con mentiras. Yo le gané a Bobi Galdós (actual portavoz) las elecciones primarias y creo que eso le sentó mal. Cuando me echaron a mí, en 2016, presentaron pocos días antes un escrito para quitarme la portavocía y al día siguiente, otro para expulsarme del partido, amparándose en la Asamblea de Basauri Bai. Yo me enteré desde el Ayuntamiento, pero no pudieron presentar pruebas ante el asesor jurídico, porque la Asamblea la hicieron realmente unos días después, una vez que ya se me había expulsado. Pero yo ahí sigo, dando caña cuando hay que darla. Creo que las verdades no gustan y yo creo que me echaron de Basauri Bai por eso.

¿Hay posibilidades de que te vuelvas a presentar con Basauri Bai en las municipales de 2019 o podrías concurrir de otra forma? No sé ni si se presentarán ellos, pero todavía queda tiempo. Yo no tengo pensado seguir en esto, continuaré con mi profesión como siempre. La verdad es que nunca había estado en ningún partido pero salgo un poco escaldado de la experiencia. Lo que sí que seguiré es votando, pero nada más.

Se acaba de aprobar el plan de San Fausto-Bidebieta-Pozokoetxe, con el que has sido muy crítico. Estaba claro lo que iba a pasar en el pleno, pero sigo diciendo que hay varios estudios que señalan que es un plan deficitario. Además, lo que se había acordado con algunos vecinos no se va a cumplir. Les van a expropiar y les van a dar unos pisos con peores condiciones, y no van a ser en propiedad como lo son ahora. Ese es el sentir que me comentan los vecinos… Es lo que marca la ley, pero el caso es que los pisos van a ser más pequeños. Aunque a mi parecer, la clave de este plan es que se va a tirar la Casa de los Maestros y edificar allí viviendas que pueden costar mucho dinero. Y, además, la cicatriz del pueblo (las vías de Renfe), va a seguir ahí. Aunque sí que es cierto que es muy caro llevar a cabo el soterramiento y como depende del presupuesto estatal, la solución está bastante lejana.

Sergio Recio, en primer plano, durante la celebración del pleno de febrero en el Ayuntamiento de Basauri / Bidebieta

¿Crees que esta legislatura será recordada por este plan? Está claro que el alcalde quiere que sea su proyecto estrella. Porque desde que empezó en 2015 lo único que ha hecho es rematar las faenas de Loly de Juan. La alcaldesa socialista hizo algunas cosas bien, de hecho llegó a conseguir 64 millones de presupuesto y dejó 11 millones de remanente de tesorería para cuando llegó Andoni Busquet. El año pasado teníamos 20.000 euros. Y encima ahora nos va a meter con calzador su plan de regeneración y va a salir deficitario. Si es que se hace todo el proyecto, claro…

Aunque todavía queda un año largo de legislatura, ¿qué otras iniciativas crees que se podrían haber llevado a cabo? Siempre insisto con este tema, pero creo que sería necesario retirar Behargintza (empleo) y Bidebi (vivienda), porque no son competencia nuestra, sino del Gobierno vasco y estamos gastando mucho dinero con ellas, cerca de 1 millón de euros que podría utilizarse en otras áreas más necesarias. Por ejemplo, para ayudas sociales, puesto que hay muchas personas con necesidades en el pueblo. De hecho, somos una de las localidades con más paro y eso no es ninguna tontería. También sería importante cubrir muchas necesidades de los barrios. Por ejemplo, poner en marcha por fin la eterna promesa de un centro cívico en el barrio de San Miguel. Y qué vamos a decir del barrio de Larrazabal, tienen serios problemas de convivencia pero hasta ahora no se les ha dado una solución adecuada.

¿Y cuál será tu labor de aquí a que termine la legislatura? El año largo que queda, seguiré protestando cuando sea necesario. Hay que decir las cosas por su nombre. Si las cuentas no están bien, pues se dice claramente y no pasa nada. Pero es que por eso ha hecho falta subir la tasas de basuras en un 33%. Y sí, son pocos euros al mes por vecino, pero para la gente que lo está pasando mal económicamente es mucho dinero.

Arriba