Basauri

Erlantz Gamboa: “En México echo de menos los paseos por Basozelai y los quesos”

Erlantz Gamboa se instaló en México en 1980 / Cedida

Nacido en Basauri en 1946, Erlantz Gamboa emigró a México en el año 1980 para trabajar como ingeniero de sistemas computacionales. Se instaló en la ciudad de Puebla y allí desarrolló su profesión, llegó a ser secretario del Centro Vasco de México y siguió con otra de sus grandes pasiones: la escritura. A lo largo de estos años, ha escrito más de una treintena de libros, sobre todo de género negro. En 2009 su novela ‘Las mariposas muertas’ quedó finalista en el Casino de Mieres. Y en 2010 ‘Caminos Cruzados’ se alzó como ganadora del premio de Novela Negra LH Confidencial de Roca Editorial.

Naciste y te criaste en Basauri. ¿En que barrio pasaste tu infancia y juventud y qué es lo que más recuerdas de aquellos años? Nací en el barrio de Benta, precisamente en la venta que daba nombre al barrio. A los tres o cuatro años fuimos a vivir a La Estación, más bien a la famosa Casa de Tablas. El barrio se llama Kareaga Behekoa. De muy pequeño fui a la Escuela de los gatos, en Kareaga. Estudié en el Colegio San José y la Escuela de Pozokoetxe y después, ya con 20 años, me fui a vivir al barrio bilbaíno de Deusto. Recuerdo que de pequeño jugaba en Basozelai y alrededores, hasta jugué a baloncesto con el equipo del colegio, en los juveniles. Gran parte de mi familia sigue en Basauri.

En 1980, con 34 años, te fuiste a vivir a México. ¿Por qué decidiste irte allí? Conseguí un contrato para controlar materiales por computadora para empresas petroquímicas y similares. De hecho, de eso era de lo que trabajaba en Bilbao, concretamente en la calle Ercilla. Ahora mismo estoy retirado de mi trabajo como ingeniero de sistemas, pero sigo con mi faceta de escritor.

Durante estos años has vivido en Puebla. ¿Cómo es aquella ciudad mexicana? Es la quinta ciudad de México en población, con algo más de un millón de habitantes. La verdad es que es muy colonial y muy bonita y además, muy famosa porque tiene multitud de hermosas iglesias. Es una ciudad tranquila, dentro de que es difícil hoy en día vivir en una ciudad tranquila.

Erlantz Gamboa en la entrega del Premio LH Confidencial en 2010 / Biblioteca La Bóbila

¿Cómo fueron los comienzos tan lejos de Basauri? ¿Qué grandes diferencias veías entre la vida allí y la de aquí? Como había viajado varias veces a Francia (con unos parientes), Portugal, Inglaterra y Suiza (de aventura), y varias partes de España (por trabajo), no me resulta ningún lugar muy extraño. Quizá podría decirlo de algún lugar como La Antártida. En todos estos años, lo cierto es que he echado mucho de menos los paseos por Basozelai y los quesos.

A lo largo de los años has vuelto a Basauri en varias ocasiones. ¿Cómo has visto los cambios de nuestro municipio? Bueno, la última vez que fui fue hace ya algunos años, en el 2001. Cogí un año sabático y viajé con mi familia y la verdad es que recorrí todo lo que pude. Realmente vi muy cambiado mi pueblo y mucho mejor que en mis tiempos. Después en el año 2010 fui a Barcelona, cuando gané el Premio de Novela Negra LH Confidencial, de Roca Editorial. Ahora mismo no tengo ni idea de cuándo volveré.

En México, además de tu faceta profesional has seguido con tu trayectoria como escritor, sobre todo de novela negra. ¿Qué es lo que más te atrae de este género? Lo que más me gusta es el misterio, y siempre intento que haya interés hasta el final. Me imagino que el gran éxito de las novelas de este tipo entre el público es porque el lector quiere adelantarse al escritor.

Has escrito más de una treintena de libros. ¿Cuál es el último que has publicado? ‘El evangelio según José’, (Ediciones Javisa23), que fue finalista del premio iberoamericano Casa de las Américas-Planeta y que cuenta la historia de Carlo Mastrozzo, un millonario de Venecia, coleccionista de libros antiguos, que encarga a un sacerdote español, Sebastián Aranda, buscar un evangelio perdido en algún archivo del Vaticano o de una diócesis.

¿Y ya tienes el próximo en mente? Yo mismo publico diferentes libros que pueden verse en Amazon. Ahora estoy con ‘Death Lottery (La lotería de la muerte)’, que habla de un momento, en 2045, cuando cada persona podrá hacer lo que le de la gana con su existencia, desde suicidarse hasta venderla al mejor postor.

Arriba