Basauri

Jesús Ángel Bravo: «Los nuevos trabajos estarán mucho más relacionados con el mundo digital»

Jesus-angel-bravo-director-camp-tecnologico
Jesús Ángel Bravo, director de Camp Tecnológico // Cedida

Jesús Ángel Bravo (Bilbao, 1958) vecino de Barrika y licenciado en física, es el creador y director de Camp Tecnológico desde donde imparte talleres, extraescolares y campamentos tecnológicos a niños y niñas. La empresa nació en el edificio cervantes de Basauri en el año 2011 y se ha expandido a diferentes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Santander, Bilbao e Iruña. Jesús Ángel nos cuenta qué le llevó a querer enseñar las nuevas competencias digitales y tecnológicas a los más pequeños de la casa y cómo es el funcionamiento de los campamentos tecnológicos.

ninos-ninas-campamentos-tecnologico-camp-tecnologico-basauri

Niñas y niños participando en un taller de Camp Tecnológico // Haizea Juárez

¿Qué fue lo que te impulsó a crear Camp Tecnológico? ¿Y por qué en Basauri? En el año 2009 me surgió la idea de crear una alternativa educativa para mi hijo, ya que no había conseguido que se introdujera en las temáticas sobre iniciación a la programación y a la robótica que tanto le interesaban en sus clases. Ya que no era posible impartir a los niños estos conocimientos, decidí montar Camp Tecnológico para ofrecer clases y campamentos tecnológicos en los periodos estivales. Fue una novedad, diría que en toda España, no había nada similar y, además, fue todo un éxito ya que, en la primera convocatoria, se apuntaron más de 250 niños y niñas.

Tecnología, robótica y programación para niños y niñas. Descríbenos qué más podemos encontrar en Camp Tecnológico. Nuestro objetivo es preparar a los chicos y chicas para el panorama que viene. Muchas familias, como en mi caso, no encontrábamos un modelo educativo formal que cubriera esta temática, pero veíamos la necesidad de preparar a nuestros hijos e hijas para el futuro tecnológico. Por ello, en Camp Tecnológico buscamos cubrir ese vacío enseñando a los menores a programar y usar los dispositivos para crear cosas nuevas, con el fin de que conozcan todas las posibilidades que ofrecen las herramientas tecnológicas. Para ello, nos centramos en la enseñanza de áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y desarrollamos actividades divertidas y amenas enfocadas en el aprendizaje y adaptadas a edades desde infantil hasta la universidad, utilizando elementos de su gusto, como programar videojuegos, construir robots o utilizar impresoras 3D. En los talleres impartimos un conocimiento general de las herramientas digitales y, además, procuramos motivar a los pequeños a interesarse por las carreras científicas y tecnológicas, y las futuras salidas laborales.

¿Podrías asegurar que la robótica y la programación serán cada vez más demandadas en la educación actual? Creo que, en el escenario actual, la formación irá incorporando poco a poco estas actividades tecnológicas. Los nuevos trabajos que surjan estarán mucho más relacionados con el mundo digital, por lo que, todo el mundo necesitará conocer el uso de los sistemas digitales y, si eso se vive desde edades muy tempranas, la adaptación será mucho más sencilla. Actualmente no existen suficientes personas con esa preparación para cubrir la demanda futura y, por ello, queremos aumentar la vocación de los más jóvenes hacia ámbitos tecnológicos.

A pesar de esta gran demanda laboral de personas con formación técnica, muy pocas escuelas implementan estos conocimientos en sus programas educativos. El grueso de conocimientos técnicos solo se puede adquirir hoy en día en formaciones complementarias fuera del currículum académico. Además, hasta que el sistema académico se actualice, es necesaria una formación del profesorado, y nosotros abordamos este punto en algunos colegios con actividades Digital Skills, donde ofrecemos conocimientos básicos e implementamos los buenos hábitos tecnológicos.

campamentos-tecnologicos-en-camp-tecnologico

Campamentos tecnológicos en Camp Tecnológico // Haizea Juárez

Dentro de esta necesidad de implementar los conocimientos técnicos en los más jóvenes, ¿cómo ves a los niños y niñas dentro de este panorama tecnológico? Que comiencen a estudiar el funcionamiento de los dispositivos electrónicos es un gran reto que afecta, sobre todo, a las chicas. Esto se debe a que, desde pequeñas, dirigen u orientan su camino hacia áreas que ni potencian el uso de estas herramientas, ni animan al conocimiento en matemáticas y ciencias, lo que puede provocar que pierdan oportunidades laborales relacionadas con la tecnología. El mundo de la programación y la robótica refuerza su interés por el camino científico y, para fomentarlo, buscamos que aprendan a usar estas herramientas en las edades en las que empiezan a descubrir qué es lo que les gusta; sobre los 8-9 años y durante el salto de primaria a secundaria. El saber que pueden controlar y programar sus dispositivos logra que, a la hora de elegir su camino, se sientan más identificadas con salidas laborales relacionadas con la ciencia y la tecnología.

Oracle4Girls, Women in Progress, Girls&Tech… Son innumerables proyectos que habéis llevado a cabo con el fin de motivar a las niñas a interesarse por esta temática. Aun así, necesitamos hacer más cosas para lograr que las niñas se interesen y cale la idea de que estas actividades son también para ellas. Sabemos que no llegan tantas a este tipo de carreras técnicas. Solo como ejemplo, menos del 15% de los alumnos de la carrera de informática en las tres universidades del País Vasco son chicas. Una de las posibles causas de este desapego por la tecnología podría venir desde casa ya que, fundamentalmente, las actividades extraescolares o de vacaciones las seleccionan las madres. Con el fin de que las progenitoras vieran que este tipo de conocimientos eran válidos para sus hijas, creamos unos talleres específicos para ellas.

talleres-tecnologicos-camp-tecnologico

Talleres tecnológicos en Camp Tecnológico // Haizea Juárez

El objetivo era motivarlas y lograr que participasen más niñas ya que, el saber de antemano que se encontrarían con más chicas en el aula animaba a las jóvenes a apuntarse. Cada vez está más cerca el momento en el que la demanda de ofertas de trabajo que exigen conocimientos técnicos, tecnológicos y digitales sea mucho más importante y queremos que las chicas accedan a ellas.

Muchos padres y madres remarcan su preocupación por la cantidad de estímulos digitales a los que se ven envueltos sus hijos/as, y ahora les proponen apuntarles a clases tecnológicas y de robótica… ¿Cómo convencerías a aquellos padres que consideran que sus menores ya usan demasiado la tecnología a lo largo del día como para incluirla en su calendario lectivo? Entiendo esas preocupaciones, cuando éramos pequeños nuestras madres se preocupaban si estábamos todo el día frente al televisor. Ahora es el móvil o la consola, por lo que su uso se debe llevar a cabo con un equilibrio. Nosotros queremos que descubran cómo funcionan realmente estos dispositivos y que puedan utilizarlos para aprender y crear cosas nuevas como, por ejemplo, crear un programa mediante el móvil con el que programar un robot que previamente hayan construido.

¿Y Basauri es un buen lugar donde impartir cursos y talleres tecnológicos? Llevamos desde 2011 con Camp Tecnológico, pero creo que nos falta darnos a conocer en el pueblo. Tenemos sedes en Madrid, Valencia, Barcelona… pero en Basauri hemos salido poco, a pesar de ofrecer el Club de Tecnología en el pueblo. Nos falta desarrollar más la relación con los colegios cercanos. Como se suele decir, en casa del herrero, cuchillo de palo.

¿En el futuro de Camp Tecnológico sigue estando presente Basauri y enfocado en la educación tecnológica en la infancia? Ahora vamos por dos caminos, uno la formación tecnológica en edades tempranas y el otro la formación del profesorado en competencias digitales en colaboración con instituciones. Estas Navidades, además, realizamos un nuevo modelo de formación en familia, junto al ayuntamiento de Bilbao, en el que participan padres e hijos al mismo tiempo y realizan actividades juntos mientras adquieren un mismo nivel de conocimiento técnico.

Arriba