Basauri

Aralar reabre el debate sobre la concesión de 650.000 € en dos años a Sustraiak fundazioa

basauri_sustraiak_fundazioa_presentacion

La formación abertzale valora los esfuerzos por disminuir gastos de «propaganda», pero cree que el presupuesto está «cojo» en participación ciudadana y proponen debates sobre Bidebi y la fundación Sustraiak, en un pueblo con 3.300 persona en paro.

Bidebieta

Los presupuestos realizados por el equipo de gobierno, que ha mantenido negociaciones abiertas con Bildu, ya están encima de la mesa de los diferentes partidos políticos. Uno de los primeros en realizar su trabajo ha sido Aralar. A pesar de no conseguir escaño alguno en las últimas elecciones, Zigor Isuskiza, representante de Aralar en Basauri, ha hecho públicas veintitrés enmiendas a los presupuestos municipales.

Junto a la promotora privada Bidebi, uno de los puntos que Aralar quiere llevar a debate es la «idoneidad de la continuidad de la Fundación Sustraiak con el formato actual». Durante la pasada legislatura socialista, Sustraiak Fundazioa recibió al menos 373.000 € de las arcas municipales del Ayuntamiento de Basauri con el objetivo de fomentar la cultura vasca en el municipio. Este movimiento político y la supresión del área de euskera fue considerado por muchos colectivos locales como una privatización del euskera, un deber que compete directamente al Ayuntamiento. Según ha adelantado Aralar, los presupuestos para el actual 2012 contemplan una partida de 280.000 € a la fundación, que durante los últimos años no ha querido dar explicaciones sobre el dinero recibido del consistorio y, en ocasiones, ha negado a este medio que sea verdad que haya recibido estas cantidades, a pesar de verse reflejadas en los presupuestos municipales públicos.

Por otra parte, Aralar destaca el gasto «fruto de privatizaciones de viejos y nuevos servicios» como la gestión del archivo municipal, que costará a las arcas públicas 56.000 €, el mantenimiento de la carpa -131.000 €- y el Control de Acceso al Ayuntamiento -116.000 €-: «303.000 euros despilfarrados en servicios que estimamos que se pueden prestar con personal municipal». Otro de los servicios privados que la formación abertzale cree que debe ser realizada por técnicos del Ayuntamiento es BIDEBI, la promotora de suelo público, que costará este año 380.000 €. Aralar apunta que la Fundación Athletic recibe 10.000 € del dinero público basauriarra.

PRESUPUESTO «CONDICIONADO»

Por otro lado, Aralar ha querido destacar que este presupuesto viene condicionado por la compra de las parcelas de Soloarte que costará a los bolsillos de los basauriarras 3,5 millones de euros por una «nefasta gestión de los anteriores mandatarios municipales». Aún así, ha recordado que el PNV se abstuvo a la hora de aprobar el pliego de condiciones para la construcción de las parcelas.

En lo que respecta a los recortes en el área social, Isuskiza ha recordado que Basauri supera las 3.300 personas en paro, y «si se mantienen las expectativas negativas, el paro va a seguir aumentando y con ellas las necesidades de protección social del municipio. El partido de izquierdas considera que no se ha hecho el esfuerzo necesario para suavizar los efectos negativos de la crisis, más aún cuando las personas más desfavorecidas, y mayormente mujeres, van a estar más desprotegidas». Ven con buenos ojos elevar las partidas de Behargintza, pero no entienden la bajada de 90.000 € en la partida destinada al Centro de Iniciación Profesional.

«NULA» PARTICIPACIÓN CIUDADANA

La formación abertzale ha declinado presentar una enmienda a la totalidad porque considera que «se han hecho esfuerzos tanto en la recaudación como en la disminución de gastos superfluos como propaganda o actos protocolarios. Además, hemos detectado un cambio de tendencia respecto a la última legislatura en partidas como Cultura y Euskera». Sin embargo, lamenta que, aunque haya una partida contemplada para estudios y trabajos técnicos para la participación ciudadana, «el PNV de momento no ha cumplido con lo expresado en su programa electoral y no ha permitido la participación ciudadana en la elaboración de los presupuestos». De esta forma, Aralar exige que en el debate y discusión de los presupuestos para el próximo año ponga las medidas e instrumentos necesarios para definir unas cuentas realmente participativas.

Arriba