Basauri

El homenaje al personaje de TBO ‘Josechu El Vasco’ se estrena en la Torre de Ariz de Basauri

joaquim_muntaola_josechu_el_vasco_rober_garay
Un grupo de dibujantes vascos homenajea a Joaquim Muntañola a través de su personaje de TBO Josechu El Vasco, considerado el primer superhéroe vasco. La exposición en la Torre de Ariz será en octubre -coincidiendo con los sanfaustos- y contará con cerca de treinta visiones diferentes del célebre personaje.

Tras los rumores, recibimos la noticia ayer mismo. Según ha adelantado el diario La Vanguardia, un grupo de dibujantes vascos homenajeará al catalán Joaquim Muntañola -fallecido el pasado marzo a los 97 años- y a su célebre personaje Josechu El Vasco. El homenaje consta de una exposición -bautizada como ‘Expojosechu’– con una selección de obras con diferentes visiones del que fue considerado primer superhéroe vasco. La primera parada de la exposición será en la dorretxea de Ariz en Basauri, conocida como Casa Torre de Ariz, del 5 al 31 de octubre. Será un homenaje al dibujante Muntañola a través de su personaje. También se baraja una posible muestra en el prestigioso Salón del Cómic de Getxo y una exposición itinerante.

Las primeras palabras que leímos una y otra vez en el TBO sobre Josechu El Vasco fueron “simpático, hombretón, rústico y sencillo, exponente de un pueblo noble y vigoroso”. El mes pasado, un grupo de dibujantes vascos emprendió a través de Facebook el proyecto de conmemorar a ese forzudo de brazos enormes y mentón prominente. Y funcionó. Mediante sus dibujos han tratado de ofrecer su particular visión de un personaje que para ellos fue el precursor de un mundo que les apasiona, el de los superhéroes.

{xtypo_info}ROBER GARAY, BURDINJAUN Y LOS SUPERHÉROES VASCOS{/xtypo_info}Habla Rober Garay, impulsor de la iniciativa: “En primer lugar, lo que queremos con esta iniciativa es mostrar nuestro respeto a Muntañola, un dibujante con una carrera realmente prolífica y que casi a los cien años seguía dibujando”. En 1985, Garay se unió a un grupo de dibujantes y guionistas de cómic, entre los que estaba Alex de la Iglesia, para trasladar el mundo de los superhéroes a su entorno más cercano. Es entonces cuando surgió Burdinjaun, un ídolo que aunaba la mitología de los héroes americanos y el baturrismo vasco. Así lo explica su forma de adquirir poderes: cayendo en un tanque de acero fundido en los Altos Hornos de Bilbao. “Todos aquellos que participamos en Burdinjaun admirábamos a Josechu, al que considerábamos un pionero de los superhéroes, por eso me dirigí a ellos cuando pensé en homenajear a Muntañola”, cuenta Garay.

“Consideramos muy meritorio el trabajo de Muntañola por la época en la que se produce, los años 60, ya que entonces no había tanta escuela e influencia de los superhéroes norteamericanos”, indica Garay. “El caso de Josechu –continúa- es más infantil, menos técnico, pero es el germen”. La respuesta al llamamiento de Garay superó las previsiones y actualmente cuenta con veintiocho versiones del célebre personaje.

“Es divertido ver cómo cada uno, con su estilo, ha interpretado a Josechu, dando lugar a una variada muestra”, dice Garay. Así, el homenaje recoge desde una fusión entre el Mayor Grubert, creación de Giraud, y Josechu, hasta un collage basado en la tradición costumbrista. Desde una mezcla entre el personaje y su creador hasta varios montajes fotográficos. En color y en blanco y negro. Surrealistas y fieles. Trazos de ilusión y respeto en honor a dos figuras inspiradoras. A Josechu, a Muntañola.

Arriba