Basauri

La familia de Cabacas exige responsabilidades ”penales y políticas”

bilbao_inigo_cabacas_ayuntamiento_bilbao

Tres meses después de la muerte de Iñigo Cabacas, su familia ha criticado que el homenaje del Ayuntamiento de Bilbao “llegue tarde” y que el consejero Rodolfo Ares “se ha escondido”. Goirizelaia, abogada de la familia, insiste en que “allí no pasaba nada” y “la actuación policial fue innecesaria, injustificada y desproporcionada”.

La familia de Iñigo Cabacas, el joven vecino de Basauri aficionado del Athletic fallecido hoy hace tres meses tras recibir el impacto de una pelota de goma disparado por la Ertzaintza, ha reclamado responsabilidades “penales y políticas” por la “injustificada y desproporcionada” actuación de la policía autónoma vasca.

Los padres de Íñigo Cabacas han participado hoy, 9 de julio, en la concentración silenciosa convocada por el Ayuntamiento de Bilbao, que ha reunido a cerca de un centenar de personas en las escaleras del edificio consistorial. El padre ha agradecido las muestras de cariño recibidas por el pueblo de Bilbao y el gesto brindado por los grupos del Ayuntamiento que “por fin, aunque sea un poquito tarde, han accedido y han reconocido que era justo y necesario hacer esto”.

Cabacas ha criticado la labor del Departamento de Interior y, en concreto, de Rodolfo Ares, ya que “a pesar de que prometieron que iban a darnos información al día siguiente y aportarnos toda la ayuda no ha sido así” y Ares se “ha escondido”. Por ello, ha confiado en que se aclaren las circunstancias que rodearon la muerte de su hijo para que se depuren responsabilidades.

LA FAMILIA PIDE QUE “NO SE HAGAN TRAMPAS EN LOS ATESTADOS”

Jone Goirizelaia, abogada de la familia, ha remarcado que “fue un pelotazo que disparó la policía autónoma vasca” y que “no se ajusta a la realidad” la versión ofrecida por Ares en su momento. Según ha explicado, “allí no pasaba nada; todos los testigos han dicho que allí se estaba celebrando el triunfo del Athletic, no había ninguna actuación de ninguna clase que hiciera necesaria la presencia policial y por lo tanto, la actuación de la policía era innecesaria, fue injustificada y fue a todas luces desproporcionada”.

Goirizelaia ha explicado que la familia solicita que la investigación penal “llegue hasta las ultimas consecuencias”, “no se hagan trampas en los atestados ni se utilicen para reforzar la versión policial y se tiene que poner encima de la mesa la responsabilidad política”.

En lo que hace referencia a Basauri, cabe recordar que Aralar pidió al Ayuntamiento de Basauri, gobernado por PNV con el apoyo de Bildu, que se personase como acusación particular en el juicio. Esta solucitud no recibió respuesta alguna por parte del Consistorio.

Arriba