Basauri

El quinto contenedor y el ‘autocompost’ llegarán a Basauri en noviembre

basauri_quinto_contenedor_2013_cubo

Las pruebas con el quinto contenedor comenzarán en noviembre en Pozokoetxe. El Ayuntamiento ofrecerá la posibilidad del autocompostaje a viviendas en áreas rurales, a unifamiliares y a centros escolares.

Bidebieta

El Ayuntamiento de Basauri pondrá en marcha a partir de noviembre el servicio de recogida de fracción orgánica para compostaje mediante contenedor en acera y autocompostaje doméstico. La Diputación Foral de Bizkaia ha concedido una subvención de 33.128 € al consistorio basauritarra para la implantación de este sistema, que supondrá también la realización de una prueba, pionera en Bizkaia, de recogida de material crudo y cocinado, sin distinción.

Tras estudiar las diferentes posibilidades del quinto contenedor y sus usos, la implantación de la recogida selectiva de residuos orgánicos en Basauri se realizará en el centro urbano y en las viviendas unifamiliares, combinando dos sistemas: el quinto contenedor con aporte voluntario y el autocompostaje doméstico. La primera fórmula se implantará como prueba piloto en Pozokoetxe y, en función de los resultados, se estudiará la ampliación progresiva del servicio a todo el municipio. Las características del barrio, con una alta densidad de población y en pleno centro urbano, lo que permite la participación de personas interesadas de los barrios cercanos, y la buena disposición de la Asociación de Vecinos de Pozokoetxe para participar en la experiencia han motivado su elección como lugar de arranque del nuevo sistema. La población servida será de 2.974 habitantes y se instalarán cinco contenedores marrones, que se se transportarán a Konpostegia, en Artigas, dos días a la semana.

El Ayuntamiento de Basauri facilitará un cubo para separar la materia orgánica, un lote de bolsas compostables para transportarlo hasta el contenedor en vía pública y una llave del mismo a cada familia participante. En cuanto a la opción de autocompostaje doméstico, se ofrecerá la posibilidad de sumarse a esta iniciativa a las familias de áreas rurales y viviendas unifamiliares, una población cercana a las 200 personas, y a centros escolares. En Basauri existen viviendas uni o bifamiliares en cinco núcleos rurales (Finaga, Uriarte, Lapatza, Brisketa y Luzarre) y en las calles Kanda Landaburu y Tiburtzio Bergaretxe que, al disponer de pequeñas parcelas de terreno para jardín o cultivo, son aptas para el autocompostaje doméstico. Lo mismo ocurre con algunos centros escolares, que cuentan con huerta o zonas ajardinadas. A los participantes se les facilitará una compostadora para que puedan transformar los residuos orgánicos en compost reutilizable.

La puesta en marcha del servicio irá acompañada de un plan de comunicación y sensibilización que, a partir de octubre, informará a la ciudadanía de la posibilidad de participar y de los medios de inscripción disponibles. Las personas residentes en las zonas objetivo recibirán en sus domicilios una carta en la que se les explicará en que consiste la campaña y sus beneficios, animándoles a participar y facilitándoles los  datos de inscripción. La distribución de materiales –cubo, llave, bolsas y folleto informativo o compostadora y manual de compostaje– en los domicilios participantes será realizada por personal especializado que informará sobre las pautas para una correcta separación y las características del servicio, respondiendo también a las dudas que pudieran surgir. Además, se celebrarán reuniones informativas y se pondrá disposición de las familias una oficina técnica con servicio de asesoramiento. Nerea Renteria, delegada de Política Territorial y Contratación del Ayuntamiento de Basauri, subraya que, una vez finalizada la fase de implantación, “el Consistorio continuará con la atención telefónica a las familias, solventando las dudas sobre el servicio y la correcta separación de la fracción orgánica”.

SIN DISTINCIÓN ENTRE CRUDO Y COCINADO

El sistema de recogida que se implantará en Basauri será pionero en cuanto al tipo de material recogido, ya que en los contenedores se podrán depositar restos vegetales crudos y cocinados, sin distinción, tal y como se solicitaba en la moción de la asociación Sagarrak-Ekologistak Martxan aprobada por unanimidad en el pleno municipal de setiembre de 2012.

El material orgánico que hoy en día se recoge en diferentes municipios de Bizkaia y posteriormente se trata en la planta de Artigas es residuo vegetal crudo, con el que se asegura la generación de un compost de calidad. Sagarrak-Ekologistak Martxan ha mantenido contactos con responsables del Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Bizkaia para que valorasen la posibilidad de probar con la recogida de restos sin cocinar y cocinados y, finalmente, el sistema de Basauri permitirá, a modo de prueba, depositar ambos residuos. “Se va a probar con esta recogida sin distinción, pero si se comprueba que los resultados del compostaje no son satisfactorios se tendrá que valorar empezar a depositar únicamente en crudo”, explica Nerea Renteria.

Arriba