Basauri

Basauri declara en ruina el edificio industrial Ibarro en la avenida Cervantes

basauri cervantes ibarro 2016 ruina

[Edificio de Ibarro en la calle Cervantes // Bidebieta]

El Ayuntamiento de Basauri ha declarado la situación legal de ruina del edificio industrial Ibarro del número 2 de Avenida Cervantes. Los técnicos municipales, en un informe emitido el pasado 21 de marzo, han podido constatar que el inmueble continúa degradándose y constituyendo un riesgo potencial para las personas que pudieran introducirse en su interior, dado que ni tan siquiera están tapiados sus accesos, por lo que el Ayuntamiento ha requerido a sus propietarios su demolición, desescombro y el vallado del solar resultante.

Ibarro S.A. era una empresa de fabricación de herramientas y artículos acabados en metales con material eléctrico que cesó su actividad alrededor del año 1985. Desde entonces, a pesar de que, a requerimiento del Ayuntamiento de Basauri, la empresa propietaria del edificio ha demolido los antepechos de cubierta, cuyo estado constituía un riesgo de desplome inmediato, su situación actual es de total abandono y su interior es plenamente accesible desde el exterior a través de los huecos de las puertas y además se encuentra superiormente desprotegido.

SIN INFORME CONTRADICTORIO
En septiembre del año 2014 el Ayuntamiento de Basauri ya inició el procedimiento de declaración de ruina de este inmueble de la avenida Cervantes, dando audiencia a la sociedad propietaria del mismo, que presentó un escrito de alegaciones en el que indicaba estar de acuerdo con que una parte del edificio se encontraba en situación de ruina inminente (los antepechos o petos de su cubierta, que posteriormente demolieron), pero no lo estaba con la valoración económica del inmueble y el coste de las reparaciones necesarias. En ese escrito los propietarios anunciaban la presentación inmediata de un informe valorativo contradictorio, que finalmente no han aportado. Mientras tanto, el inmueble continúa degradándose y, ante el riesgo potencial para la seguridad pública que puede constituir, especialmente para las personas que pudieran introducirse en su interior, el Consistorio basauritarra lo ha declarado en situación de ruina, ordenando su derribo a la empresa propietaria.

Arriba