Basauri

¿Qué piden los vecinos de Larrazabal en Basauri?

basauri larrazabal 2016 casas

Las protestas de los vecinos y las confrontaciones aumentan: a más protestas de los vecinos, más problemas en el barrio.

A la derecha Larrazabal, a la izquierda Sarratu Berria // Bidebieta

El barrio de Larrazabal en Basauri es noticia últimamente por los problemas de convivencia generados por varios vecinos que un día tras otro complican la vida a las familias que viven en el mismo lugar, incluso, mismo edificio y mismo portal. Y los problemas no son nada nuevo. Tras varias reuniones con alcaldía del Ayuntamiento de Basauri, tras coordinarse Policía Municipal con Ertzaintza aumentando la vigilancia en la zona y poner en marcha varias obras de mobiliario urbano para mejorar el barrio fuera de ordenación urbana, parece que todo sigue igual.

Rockein

Las protestas de los vecinos y las confrontaciones aumentan: a más protestas de los vecinos, más problemas en el barrio. Sin embargo, la solución no parece tan sencilla. En la última intervención en pleno municipal de Itziar Regadera, portavoz de la Asociación de Vecinos de Larrazabal, solicitaron aumentar la vigilancia de la Policía Municipal y la Ertzaintza, y desde el equipo de gobierno se comprometió a seguir trabajando. Sin embargo, las quejas de los vecinos en el público fueron a más y los partidos en la oposición plantearon varias vías para poner un punto de partida para buscar una solución.

PROTESTA ANTES DE LA BAJADA

Hoy sábado, 8 de octubre, comienzo de las fiestas de Basauri, la Asociación de Vecinos de Larrazabal ha convocado una protesta a las 17:00 horas en el Ayuntamiento con intención de hacer la tradicional bajada que a partir de las 19:00 horas realizarán las cuadrillas, pero en este caso, con el objetivo de hacerse ver delante del resto de vecinos. “Nos reuniremos para saber hacer al pueblo las agresiones y amenazas que sufrimos en nuestra calle” recoge el cartel.

“Somos unos vecinos que vivimos en un suelo industrial, fuera de ordenación desde el siglo pasado, con malas comunicaciones, con mobiliario urbano de segunda en una zona degrada, donde nadie quiere vivir y donde los pisos no los quiere nadie ni regalados”. Esta es la definición de la calle Larrazabal que recoge la moción presentada en el pasado mes de septiembre: “Denunciamos la falta de medidas insistentes para prevenir la falta de seguridad ciudadana, y de asistencia y protección de la autoridad policial cuando son solicitados sus servicios, además de falta de iluminación, destrucción del mobiliario urbano, la basura acumulada y el ruido con el que no podemos descansar. Nuestra intención es poder vivir algo mejor donde ahora se vive mal. Una cosa es que vivamos en una calle de tercera y otra cosa es que vivamos en un gueto”.

PETICIÓN DE LA MOCIÓN

1. Incrementar la vigilancia policial en la zona, especialmente conflictiva correspondiente a la calle Larrazabal, adoptando las medidas necesarias para garantizar la seguridad ciudadana y la asistencia de la policía local cuando fuera requerida por los vecinos.

2. Asimismo, el Ayuntamiento dirigirá un escrito al Departamento de Interior del Gobierno vasco solicitando la colaboración y refuerzo de la presencia de la Ertzaintza para que, en coordinación con la Policía Municipal, se adopten adicionalmente cuantas medidas se consideren necesarias y oportunas para aumentar la seguridad ciudadana en nuestra calle.

3. Se pongan todos los medios necesarios para el control de ruidos en esta zona del municipio y que el Ayuntamiento lleve a cabo un plan de choque de limpieza en la zona, así como el arreglo y la mejora del mobiliario urbano y la iluminación.

HORACIO, ARTURO Y COMPAÑÍA

La portavoz de la Asociación de Vecinos advirtió que “nos parece muy bien que vaya la tele a Larrazabal -en referencia al vídeo que grabó ETB en la zona de Basauri-, pero luego somos los vecinos los que somos amenazados por el buen señor Arturo que lleva su garrote en la mano para calentar a la gente”.

Sobre los refuerzos de las últimas semanas en seguridad han comentado que “sí es verdad que hace efecto, pero solo el cuarto de hora en el que el coche de la policía está en el barrio. Los vecinos estos hacen sus negocios en otra zona del pueblo y estamos agradecidos, porque se van a otra zona y ese rato podemos descansar. Pero es que luego vuelven. Llevamos así 18 años, tres generaciones de familia: Horacio y sus hermanos, los hijos y ahora los hijos de los hijos, porque se están haciendo ya preadolescentes. Que como te pillen acorralada, madre mía. Tenemos miedo de llegar a casa y necesitamos ayuda, ayuda que no llega. Pedimos que los municipales o la Ertzaintza estén allí día y noche. Queremos que se haga algo, porque las actuaciones que ha habido son nulas.

A mí y a todos nos insultan. Al de bar le llaman inmigrante, ‘Vete a tu país!’; a una vecina pakistaní que tiene un hijo que tiene una minusvalía, pues pobre mujer, cuando le acorralan los niños y se ríen de ellos”, detalló en el pleno Itziar Regadera. Otro vecino, Francisco Javier San Miguel, fue más allá: “¿Tenemos que esperar a que haya sangre en el barrio? Porque es lo que se está consiguiendo y es lo que va a pasar. Y ahora con buenas palabras, me diréis otra vez que me habéis escuchado…”.

PALABRAS EN EL PLENO

La moción fue aprobada en pleno con el voto a favor de todos los partidos políticos. El equipo de gobierno ofreció varios datos: “Entre julio y primeros de septiembre se han realizado quince operativos de la Policía Municipal, que ha sido requerida y ha acudido. La Policía Municipal y la Ertzaintza pasan por la zona en varias franjas horarias del día, unas horas comentadas con los vecinos como las que más posibilidades tenían para tener posibilidades de altercados o de riesgos. Pero un coche de la policía municipal o la Ertzaintza no puede estar de forma constante en el barrio, no hay suficientes”, en respuesta a una petición de los vecinos.

“Hay problemas de convivencia, pero no hay problemas de delincuencia constatada: el barrio de Larrazabal no tiene, con datos objetivos de denuncias en la mano, más denuncias o más delitos que otros barrios. Nadie niega que haya problemas de convivencia con vecinos que viven allí, son propietarios de las viviendas y son un vecino más. Y en el ámbito privado de una escalera entre vecinos el Ayuntamiento no puede entrar excepto si hay un delito, lo constata y lo persigue. No se pueden hacer detenciones cuando no se ven delitos o cuando no se ven faltas”, comentó Andoni Busquet, alcalde de Basauri.

Busquet también advirtió que mientras los vecinos dicen que les han agredido delante de la Policía local, la propia Policía local en sus informes detalla que sí ha habido insultos y amenazas, pero en ningún momento agresiones: “Y nosotros estamos y hemos estado siempre dispuestos a sentarnos con vosotros. De hecho, lo hemos hablado, hemos visto entre todos cómo organizarnos para que los vecinos tengáis una mayor seguridad”.

Soraya Morla, portavoz de los socialista, principal partido de la oposición con cuatro concejales, dijo que “me siento mal cuando veo que vecinos de mi pueblo viven en esta situación. Es increíble. Además de poner más dispositivos policiales que ya se está haciendo, creo que hay que abrir Larrazabal al resto del municipio. Hablamos de crear un grupo concreto para el problema de Larrazabal con el servicio de Mediación vecinal, pero todavía no sabemos nada. Por otra parte, creo que necesitamos ayuda de profesionales, que vayan allí e intenten solucionar el problema de convivencia. A mí me importan todos los vecinos pero los niños y la gente mayor son los que más me preocupan. No soy alcaldesa, pero si lo fuera mañana tendríais vigilantes de seguridad allí. La moción está bien y la apoyamos, pero a golpe de moción esto no se soluciona. Esto se soluciona a golpe de trabajo y a golpe de empatizar con los vecinos”.

Basauri Bai pidió una comisión específica para seguir buscando soluciones, porque es insuficiente lo que se está haciendo. “Aceptar la crítica y tenemos que mejorar la seguridad en un barrio. Punto. Tratemos este tema en una comisión para que esto no caiga en saco roto”, intervención del concejal Javier Giraldo que concluyó con aplausos de los vecinos.

Natalia Gardeazabal desde EH Bildu cree que “los problemas complejos requieren soluciones complejas. No es un tema fácil. Desde la oposición, rogamos al equipo de gobierno que más allá de actuaciones puntuales, este tema tiene una estructura mucho más compleja. Sabemos que es difícil, pero al menos que consigamos que este problema se atenúe”. Gabriel Rodrigo desde el Partido Popular pidieron una mejor coordinación entre las fuerzas policiales y la retirada de varios objetos como carros y colchones que están dejados en la calle.

Arriba