Basauri

Las fotos del concierto de Eskorbuto en la cárcel de Basauri hace 34 años

Momento de la actuación de Eskorbuto en septiembre de 1983 en la cárcel de Basauri // Fotos: Tito Pueyo y Manu Cecilio hijo

Hace unos días se cumplía el 25º aniversario de la muerte, con tan solo 31 años, del santurtziarra Iosu Expósito, guitarra y segundo cantante del mítico grupo punk vasco Eskorbuto. La triste efeméride ha hecho que el periodista Roberto Moso recupere en su blog uno de los hitos de la banda cuando, en septiembre de 1983, tocaron en la cárcel de Basauri.

Según la crónica de la época, firmada por Tito Pueyo en La Gaceta del Norte, el rock llegó a la cárcel de la mano de los presos, “sin que la dirección de la prisión tuviera nada que ver”. La idea de los reclusos era celebrar el ‘Día del preso’, y lo hicieron a lo grande con Eskorbuto. Al parecer, el público se sentía muy identificado con el grupo “porque llevan nuestra sangre”, según declaró un preso. Como teloneros actuó la banda Espías y después de las actuaciones algunos presos se arrancaron con chistes y poemas. Lo cierto es que, según explica ahora el propio Tito Pueyo, “creo que nadie era consciente de lo que en esos momentos estaban viviendo: un concierto inédito en un sito asimismo inédito”. De toda la situación dan cuenta las fotos firmadas por el propio Tito Pueyo y Manu Cecilio hijo, que han sido rescatadas en el blog de Roberto Moso http://zaramatimes.blogspot.com.es.

El ‘Día del Preso’ fue organizado por los propios reclusos // Fotos: Tito Pueyo y Manu Cecilio hijo

Pueyo recalca además que Eskorbuto por aquel entonces, “no era ni por asomo un mito o referencia del punk vasco, o rock radical, como se le quiera llamar, como lo es hoy día”. Efectivamente, hoy por hoy es considerada una de las bandas más influyentes en el panorama punk en castellano con letras que transitaron por los grandes problemas de la época: la crisis económica, la irrupción de las drogas, la construcción de la central nuclear de Lemóniz y los años de máxima violencia del terrorismo.

No obstante, aquella no era la primera vez que la música se colaba entre las paredes de la cárcel de Basauri. Apenas un mes antes, en plena Aste Nagusia de Bilbao, el colectivo de apoyo a los presos Sahalketa había organizado un festival de rock donde actuaron los grupos bizkainos Zarama (al que pertenecía el propio Roberto Moso) y Arlequín. El evento supuso un gasto de 50.000 pesetas “aunque los grupos no cobraron nada”.

Durante los años 1982 y 1983 hubo cinco festivales de música en la cárcel de Basauri // Fotos: Tito Pueyo y Manu Cecilio hijo

Así que agosto de 1983 puede ser recordado no solo por las inundaciones que asolaron Bilbao en plena celebración de la Semana Grande, sino también por un festival que se celebró entre las paredes de la cárcel de Basauri y que además fue presenciado por las únicas cuatro reclusas mujeres, que hasta entonces no habían podido disfrutar de las actuaciones musicales de tan peculiar ‘escenario’. Hasta ese mítico momento, se habían celebrado cuatro festivales en la prisión de Basauri: el Olentzero en Nochebuena de 1982, las actuaciones en los Carnavales de 1983 con La Otxoa, Chispas y una comparsa bilbaína, y la festividad de Reyes del mismo año, que llevó la música a la cárcel de la mano de los grupos Fase, Zen y Chispas.

Las fotos del concierto de Eskorbuto en la cárcel de Basauri hace 34 años
Arriba