Basauri

Gabriel Rodrigo (PP): “Hemos propuesto hacer un censo de naves industriales vacías para facilitar el empleo”

Gabriel Rodrigo es el único concejal del PP del Basauri desde 2015 // Bidebieta

En las últimas elecciones municipales (2015) el Partido Popular de Basauri se reciclaba por completo: pasaban de tres a un concejal y el histórico José María Agüeros abandonaba la primera fila para dejar paso a Gabriel Rodrigo (Bilbao, 1975). Responsable financiero de profesión, desde el comienzo ha querido seguir la senda de su antecesor: quiere aportar y trabajar por el pueblo. El paro, las infraestructuras y los barrios son sus mayores preocupaciones.

Desde el PP de Basauri apostáis por las mejoras en los barrios. ¿Cuáles creéis que son las obras más acuciantes? Son muchas. En El Kalero, por ejemplo, el problema de ruidos es muy serio. El tema de las viviendas de Kareaga-Goikoa también es urgente, hay que intervenir ya. Además, en Basozelai nos preocupa la zona de Jacinto Benavente: calles privadas que el Ayuntamiento ha obligado a urbanizar a los propietarios. Como ya no existen las ayudas que había antes, exige afrontar unos gastos a un perfil de vecino que no tiene muchos medios. Además, tanto Basozelai como El Kalero tienen problemas de accesibilidad. Y en otros barrios como San Miguel, está el problema del apantallamiento acústico o la demanda histórica del centro cívico.

Según tu punto de vista, ¿a qué se deben estas carencias? Hay muchas deficiencias por falta de inversión. Habría que invertir unos 8 millones de euros en obras en los barrios de Basauri. Algunas son urgentes, como la del muro de Soloarte o el alfastado de Kareaga Goikoa, que parece un campo de minas. En Basauri tenemos un plan de eliminación de barreras arquitectónicas desfasado, un plan de movilidad obsoleto. Las inversiones supondrían accesibilidad y movilidad para un municipio que tiene mucha gente mayor y con dificultades. Esta circunstancia es extrapolable a todos los barrios.

Precisamente estos días te reúnes con los vecinos de Larrazabal. Hemos estado varias veces con ellos. Tienen un conflicto vecinal crónico y además es una zona degradada urbanísticamente, pero el Ayuntamiento se ha olvidado de ellos. Llevan esperando casi 20 años un plan especial, y al final se va a ir degradando cada vez más. Hay que hacer una actuación urbanística urgente similar a la de Sarratu o Azbarren.

Otra de las grandes cuestiones urbanísticas de Basauri es el PERU (Plan Especial de Renovación Urbana). ¿Cómo ve el PP la evolución de este plan? El alcalde cometió un acto nulo e intoxicó a la población diciendo que la decisión del abogado del gobierno era por cuestiones políticas y no es así, porque va a haber consulta.

Gabriel Rodrigo, durante un pleno celebrado recientemente // Bidebieta

¿Y qué pasará de aquí en adelante? Todo esto provoca una gran ralentización del PERU. Lo que tendría que hacer el alcalde es contar la verdad: si el plan se aprueba tal y como lo han planteado PNV y EH Bildu, los vecinos, de entrada, perderán 4,5 millones de euros, es decir todos los gastos incurridos en el convenio de Bilbao Ría 2000. Así que la gente votará algo que seguramente acabe en los tribunales. ¿Queremos otros 30 años esto así?

Además de los barrios, ¿qué necesitaría mejorar Basauri? Uno de los grandes problemas de Basauri es el paro, andamos por el 17 % de la población. En su día, propuse elaborar un censo de naves industriales vacías para poder facilitar su alquiler, incluyendo las exenciones y bonificaciones para empresas que decidan implantarse y para que los que se quieran mover se queden dentro. La propuesta está en un cajón.

¿Qué podría suponer la marcha de empresas? El pueblo necesita trabajo, vida, obreros que coman en los restaurantes, gente que potee… Necesita gente joven y viviendas para esa gente joven. Si se nos van y prefieren vivir en los alrededores, te quedas solo y con viviendas muy viejas y habitantes muy mayores. Necesitamos personas que paguen impuestos, IBI, plusvalías… Porque al final tenemos una estructura muy fuerte y cada vez menos población. Disponemos de un Ayuntamiento muy potente con muchos y buenos servicios, pero cada vez hay menos población que contribuye. Si a eso sumas que cada vez se recauda menos de Udalkutxa, pues tenemos un ayuntamiento bastante fastidiado económicamente.

Ahora mismo, el mayor riesgo está en Edesa, cuyos trabajadores se concentran para exigir el mantenimiento de sus puestos de trabajo. ¿Qué proponéis desde el PP? Acudimos a las concentraciones para mostrar nuestro apoyo. Cada partido tiene que presionar aportando su granito de arena para que la empresa siga adelante y para que los trabajadores no queden al albur de decisiones empresariales, que muchas veces miran más la productividad que a las personas.

Arriba