Basauri

Un libro recupera testimonios inéditos de La Huelga de Bandas en su 50 aniversario

De izquierda a derecha, José Miguel Gaztelu Navarro, José María Guijarro, José Miguel Mera Bengoa, Josu Ibarrola y Juan Marcos Merino, durante la presentación del libro / Bidebieta

La Huelga de Bandas fue la huelga más larga y dura del franquismo. Durante más de 6 meses, desde el 30 de noviembre de 1966 hasta el 15 de mayo de 1967, trabajadores de Laminación de Bandas en Frío de Etxebarri, donde trabajaban numerosos basauritarras, se enfrentaron a una bajada salarial contra la que lucharon sin tregua y que, en cierto modo, también supuso una lucha contra el régimen franquista.

Cincuenta años después de aquellos históricos 163 días, el libro ‘La Huelga de Bandas. Revisión en su 50 aniversario’ repasa lo que ocurrió aportando nuevos testimonios y analizando el contexto histórico en el que sucedieron los acontecimientos. Escrito por los vecinos de Basauri José Miguel Mera Bengoa (Txemi) y José Miguel Gaztelu Navarro, (Desmond), el libro ha sido presentado hace unos días en la misma fábrica (que hoy es ArcelorMittal), con la presencia del director general de la misma, Juan Marcos Merino y un trabajador de la época, José María Guijarro, junto al alcalde de Basauri, Andoni Busquet y el de Etxebarri, Loren Oliva.

‘La Huelga de Bandas’ repasa a través de 10 capítulos desde el contexto social de la década de los 60 hasta las representaciones tanto artísticas como culturales que provocaron los acontecimientos. De hecho, el libro contiene 24 grabados, dibujos y oleos de Agustín Ibarrola inspirados en la huelga de Bandas y en la lucha obrera.

Imagen de la fábrica de Laminación de Bandas en Frío / Bidebieta

NUEVOS TESTIMONIOS
La labor de los autores no ha sido fácil. Han estado dos años y medio buscando información en archivos y prensa de la época y “lo más importante”, recopilando testimonios y realizando entrevistas “a personas que de una u otra forma vivieron esos momentos”. Además, por primera vez, aportan un listado con los nombres de los 564 trabajadores que estuvieron en huelga y que demandaron a la empresa por haber sido despedidos. “Fueron personas muy valientes”, apuntaron los autores durante la presentación, “arriesgaron su forma de vida y eso que podían ser detenidos e ir a la cárcel por solidarizarse con una causa justa”.

Pero no estuvieron solos en la lucha. El libro también ahonda en la solidaridad que consiguieron: no solo por parte de otros trabajadores de otras fábricas a nivel nacional e internacional (como Suiza o Francia), sino también de cierta facción de la iglesia (más de 70 sacerdotes se manifestaron por las calles de Bilbao el 12 de abril de 1967) y del apoyo humano y logístico de “muchos curas basauritarras, que hasta permitieron que los obreros se reunieran en la iglesia”. Otra reivindicación importante del libro es el papel de numerosas mujeres “cuyo apoyo fue determinante, tanto en las asambleas de trabajadores como en las movilizaciones o como parte activa de la elaboración y distribución de la hoja diaria informativa”.

Durante la presentación también estuvieron algunos de los trabajadores que vivieron la huelga. Entre ellos, José María Guijarro, que recordó como aquella huelga fue también un ejemplo para el resto de obreros del Estado y que incluso tres años después se desplazó junto a otros compañeros para ayudar a mineros asturianos “que querían conocer nuestra logística y la forma en que desarrollamos la huelga, ya que conseguimos aguantar muchos días”.

Arriba