Basauri

Los sindicatos suspenden la huelga de los trabajadores de polideportivos de Bizkaia

huelga polideportivos piscina
La piscina podría cerrarse si no hay socorrista / Basauri Kirolak

ACTUALIZACIÓN. Los sindicatos UGT, LAB y CCOO suspenden de momento  la convocatoria de huelga hasta que se consulte a los trabajadores la nueva oferta de convenio planteada por la patronal vízcaina CEBEK. Por su parte, el sindicato ELA, mayoritario en el sector, celebrará este lunes una asamblea de trabajadores sobre la oferta de la patronal. Mientras tanto, solo desconvocan la protesta prevista para este lunes.

Los trabajadores de las empresas de servicios deportivos de Bizkaia habían convocado una nueva huelga que también afectaría a las instalaciones y cursos de Basauri Kirolak. Las jornadas de reivindicación para conseguir mejoras en el convenio provincial de locales y campos deportivos estabn convocadas durante 10 días: desde este lunes 20 hasta el 26 de enero y los días 4,5 y 6 de febrero.

Las instalaciones de Basauri Kirolak permanecerían abiertas durante dichos días, “pero es posible que la huelga afecta a los servicios de socorrismo y monitorado de ciertas actividades”, ha explicado la institución a través de una nota. También han aclarado que desconocen el “seguimiento exacto que tendrá”. Además, han puntualizado que en el caso de las piscinas “si se produce huelga de los socorristas, será necesario proceder a su cierre”. Lo mismo ocurrirá en el caso de los cursos deportivos en pistas y salas: hipopresivos, ciclo indoor, tenis, escalada, yoga, patinaje o GAP, entre otras. «Por el contrario, los cursos de pilates, gimnasia de la tercera edad, gimnasia correctiva y gimnasia rítmica no sufrirán ninguna alteración”, han detallado.

Los trabajadores de las piscinas y polideportivos vizcaínos convocaron una huelga de dos semanas hace apenas dos meses, del 28 de octubre al 10 de noviembre, después de haber llevado a cabo diferentes movilizaciones también durante el verano. Entre otras cuestiones, los sindicatos reclaman subidas salariales por encima del IPC o el establecimiento de una jornada «de referencia» en un sector en el que más del 80 % de los contratos son a tiempo parcial.

Arriba