Basauri

Los 50 años de historia de la biblioteca de San Miguel, la primera de Basauri

Biblioteca de San Miguel en los año 80 / Kike Camba. Facebook Soy de San Miguel (Basauri)

El 2019 ha sido un año celebración en San Miguel: se cumplían 50 años de la apertura de su biblioteca, el 12 de junio de 1969. La efeméride ha servido para recuperar a través de una exposición, actividades y un intenso trabajo de documentación no solo la historia de la primera biblioteca municipal de Basauri, si no también la de todo San Miguel. Buceando en los archivos, el saber popular y la información de periódicos antiguos, responsables de la red de bibliotecas han rescatado de la memoria a personas como el artista Manuel Balsa “El Ruso”, a Eleuterio Villaverde, que llegó a ser concejal del PCE o al grupo femenino de fútbol que jugaba en la zona en los 70.

“Empezamos a investigar con motivo del 50 de aniversario y fuimos obteniendo mucha información, descubriendo que San Miguel es un barrio que tiene muchas historias que contar”, explica Izaskun Bernaola, directora de red de bibliotecas de Basauri. Y una de ellas es, sin duda, la reivindicación de los vecinos, desde varios años antes de su inauguración, para conseguir una biblioteca municipal. “Coincidió en una época en que el Ministerio de Cultura Español estaba creando una red de bibliotecas y el Ayuntamiento comenzó las gestiones para conseguirla”, explica Izaskun.

El proceso se inició a mediados de 1967 y hasta el 9 de noviembre de 1968 no se publicó la orden para su creación en el BOE. Después, se acondicionaron las instalaciones y recibieron todo lo necesario para abrir sus puertas. “Por entonces todo venía desde Madrid”, detalla Estíbaliz Navío, responsable de la biblioteca de San Miguel. “El procedimiento habitual consistía en enviar un ‘lote fundacional’ vía Renfe con 50 libros, además de fichas, estanterías y el material necesario para ponerse en marcha”.

El bibliotecario Juan A. García García / Kike Camba. Facebook Soy de San Miguel (Basauri)

Desde el principio, el funcionario del Ayuntamiento Juan A. García García estuvo al frente, en un destino que iba a ser provisional y que se convirtió en su trabajo para toda la vida. “Todavía hay muchos vecinos que se acuerdan de él y de los inicios de la biblioteca o de cómo fueron con sus padres a hacerse el carnet”, explica Izaskun. Tampoco olvidan la época en la que la biblioteca, en los años 80, se trasladaba a un local municipal en calle Beñat Etxepare para acometer obras de mejora en el edificio de Nekazarien Plaza.

En el año 1990, tras una reforma integral, abría la nueva Kultur Etxea. A partir de ese momento, los dos primeros niveles acogen espacios polivalentes. La biblioteca ocupa la última planta, que se elevó durante las obras. Se consiguió un espacio “muy acogedor y cálido, gracias a sus ventanas, la techumbre de madera y otros elementos”, destaca Estíbaliz. En ese lugar está desde entonces, con solo con un breve paréntesis en 1992 por una plaga de termitas.

Imagen de la biblioteca en la actualidad / Kultur Basauri

Gracias a la memoria colectiva y la participación de los vecinos también se han recuperado “tesoros” de la historia del barrio, que se han ido publicando en el Facebook de Kultur Basauri y recopilado en papel para consulta de cualquier ciudadano. Personajes inolvidables como al vecino Eleuterio Villaverde, nacido en Guadalajara y preso en diferentes lugares y campos de trabajo tras Guerra Civil, después de haber luchado en el ejército republicano.

En los años 50, llegó a San Miguel con su familia, donde vivió en el Grupo Hernán Cortes y fue miembro muy activo (y durante un tiempo presidente) de la Asociación de Vecinos, la primera creada en Bizkaia. En 1979 fue elegido concejal por el PCE en las primeras elecciones democráticas y en esa legislatura fue Teniente de Alcalde. Por su esfuerzo por mejorar el barrio recibió varios reconocimientos: la antigua calle ‘Derechos humanos’ pasó a llevar su nombre en 1996 y el Ayuntamiento le otorgó la insignia de oro del municipio en 2001.

Mural de Manuel Balsa en San Miguel / Kultur Basauri

En el Grupo Hernán Cortés también vivió Manuel Balsa ‘El Ruso’, nacido en Gijón en 1924, que fue evacuado a la Unión Soviética en 1937, donde estudió Bellas Artes y restauró diversos cuadros del Hermitage dañados durante la Segunda Guerra Mundial. Casado con una bilbaína, en 1957 regresan y residen durante muchos años en San Miguel. Allí donó algunas obras como los murales basados en los dibujos de Heidi en la Plaza Zuberoa o ‘Parque de los monos’.

Otras figuras destacada en la historia del barrio fueron las mujeres que en los años 70 practicaron el fútbol femenino en el campo de Abaroa, organizadas en torno al grupo juvenil del barrio Indar Gazte. A pesar de las dificultades que tenían en la época (por ejemplo, no tenían vestuarios), ganaron varios trofeos en diferentes torneos de pueblos cercanos.

Más información en el Facebook de Kultur Basauri. También se puede visitar la cuenta de Instagram de la Red de Bibliotecas de Basauri para conocer las propuestas para los más jóvenes aficionados a la lectura.

Arriba