Basauri

Begoña Sevilla: “Mis 7 Premios Emmy representan el esfuerzo y las ganas de pelear en el periodismo”

Begoña tras recibir los últimos tres Emmy en Washington / Cedida

Desde muy pequeña, la basauritarra Begoña Sevilla (Leioa, 1982) ya apuntaba maneras: cogía el desodorante de su madre y lo usaba como micrófono para hablar frente al espejo como si fuera una cámara. Después, vendría “su historia de amor” con el periodismo en Radio Euskadi y más tarde en la televisión, “mi verdadera pasión”. Pasó por televisiones de diferentes ciudades y llegó hasta RTVE. Ahora está asentada en Estados Unidos desde hace casi 6 años, donde ha trabajado en Univisión o La Voz de América, la mayor organización internacional de noticias multimedia de EE.UU. Ganadora de 7 Premios Emmy, nos cuenta su experiencia como reportera en América, sus próximos proyectos en Telemundo y YouTube y sus mejores recuerdos de Pozokoetxe, donde vivió hasta los 24 años.

¿Por qué decidiste irte a Estados Unidos? Soy una persona de retos y de cambios. Necesitaba un nuevo mundo, gente distinta, probar nuevos sabores, nuevos acentos, aprender más cosas, ser capaz de mantener una conversación en inglés de verdad y, por supuesto, conseguir my american dream.

¿En qué ciudad resides actualmente y cómo es tu vida? Después de vivir un tiempo en Las Vegas y Washington DC, me quedé en el área de Nueva York, donde las posibilidades de crecimiento profesional son muy grandes y obviamente la competencia es mayor pues todo el mundo adora esta ciudad. Aquí todos los días me llama algo la atención, pero sobre todo me gusta el entusiasmo de la gente nueva que conozco al felicitarme por mi carrera y mis premios. A veces viene muy bien que te lo recuerden.

¿Te ha costado adaptarte a la vida estadounidense? En absoluto, yo soñaba con este momento y ya son cinco años… vamos para el sexto. Mi esposo me dice que soy muy “yanquee”, yo le digo “allá donde fueres haz lo que vieres”. Es un aprendizaje constante. Yo abrazo la cultura de EEUU y todas las culturas porque aquí, como diría mi amigo Gabriel Preciado natural de Colima, México y periodista de Univisión Houston , “hay gente de todos los lados y de todos los colores”.

Has trabajado en programas de Univisión o La Voz de América, ¿cómo se accede a trabajar en esas importantes cadenas? ¿Es muy difícil conseguirlo? En este país hay que echarle ganas. Hay muchas oportunidades, pero también muchísima más gente llamando a las mismas puertas que tú. Yo diría que tu estatus legal es clave para llegar muy lejos. Tener una Green Card (permiso permanente en EE.UU.) es básico para poder pasar, en muchos casos, el primer filtro. Después el ser español, mexicano o argentino también influye, pero al final el tener una oportunidad dependerá de las preferencias de quien toma la decisión de ponerte frente a la cámara y… de cómo tú te vendas.

Begoña Sevilla posando con los 7 Premios Emmy que ha ganado en total / Cedida

¿Hay muchas diferencias entre el periodismo que se hace en España y el que se hace en Norteamérica? El periodismo en Estados Unidos es muy distinto desde la llegada de Donald Trump. Creo que los periodistas y medios en España transmiten los mensajes de unos y otros y no son protagonistas en los dimes y diretes con el presidente como sucede aquí. También son súper diferentes los temas que importan a esta lado del Atlántico y cómo se tratan. Por otra parte, creo que los periodistas españoles gozamos de mucha versatilidad, espontaneidad y capacidad que viene muy bien por aquí. Aire fresco, que dirían mis compañeros de Univisión.

Acabas de sumar 7 Premios Emmy en tu carrera. ¿Qué suponen para tu trayectoria? “Hard work pays off” (recompensa tras el trabajo duro). Mis 7 Emmy representan el esfuerzo, la pasión, el amor, las ganas de pelear y mi ambición de continuar con esta historia romántica con el periodismo. Estoy muy orgullosa de ellos y ¡vamos a por más! Los Emmy abren puertas, pero creo que la gente quiere verte en acción para saber de qué pasta estás hecha. Las puertas y las oportunidades dependen de cuánto te lo curres tú también y del arte de venderte. Aquí son unos maestros y de ellos aprendo todos los días.

¿Qué proyectos tienes en la actualidad? Aquí en Nueva York estoy inmersa en dos apasionantes proyectos que estoy segura pronto verán la luz y serán todo un éxito. Mi ambicioso proyecto de TV es una gran apuesta por la información de calidad y trabajo bien hecho; mis productores ejecutivos y todo el equipo estamos ultimando detalles y pronto podrán verlo por la pantalla chica por Telemundo. ¡Estamos súper felices y entusiasmados! Mi otro gran proyecto es #begosevillareporta, mi canal de YouTube para temas informativos, viajes, moda, belleza, y todo los que se me ocurra. Tono fresco y desenfadado, edición cool al más puro estilo YouTube. Te aseguro que va a ser un éxito también, estoy aprendiendo de los mejores YouTubers del momento quienes me están entrenando para convertirme en una crack en las redes. Mi reto es conseguir 100.00 suscriptores en menos de un año y conseguir el prestigioso Silver Creator Award.

¿Qué es lo que más te gusta del reporterismo y hasta donde te gustaría llegar? Me apasionan los temas de inmigración, pero también la semana de la moda de New York, soy muy versátil, algo que a veces los yanquees no entienden muy bien. Vamos, que sirvo para un roto y un descosío. Me gustaría llegar a trabajar a nivel nacional en inglés, y ese camino es muy duro y hay que seguir trabajando muchos, muchos años más.

¿Qué es lo que más echas de menos de Basauri? Mi familia, el parque de Bizkotzalde, la biblioteca de Ibaigane, la rica comida en cualquier taberna, el Cola Cao y pintxo de tortilla en el Café la Ópera, la gente charlando y paseando y la tienda de enfrente de mi portal donde mi ama iba a comprar todos los días.

¿Cada cuánto vuelves a Basauri y que sueles hacer cuando vienes? Intento ir al menos 3 veces al año, no es fácil, aquí tenemos pocos días de vacaciones. Suelo dedicar mucho tiempo a estar con mi padre, quedar con amigos del colegio, de aquí y de allá. Me gusta pasear y saborear mi pueblo, las calles por donde corría de pequeña, el banco de Solobarria donde me sentaba con mi ama… Y me encanta recordar mi niñez nadando en Artunduaga.

Arriba