Basauri

Ager Aguirre: “Hoy en día hay más escritores que lectores”

Ager Aguirre Zubillaga // Haizea Juárez

Ager Aguirre Zubillaga (Basauri, 1975), ex-trabajador de Fagor y escritor, cuenta en su currículum con seis libros ya publicados y un próximo que espera sacar en poco tiempo. Este vecino de Urbi nos explica cómo es ser escritor en esta nueva era digital. Además, acaba de abrir una Escape Room en Basauri.

Empezaste en 2016 y ya tienes seis libros. El primero lo saqué en 2016 y fue la novela de aventuras Los Nietos de Dios. Llevaba diez años trabajando en ella y la publiqué cuando cumplí 40 años con la editorial Círculo Rojo. Al año siguiente publiqué una novela erótica con seudónimo y en 2018 saqué Póker De Asesinatos para el concurso de Amazon 2018. Y, a pesar de ser el primer libro auto publicado, quedé finalista en el concurso, entre más de 2.400 novelas a nivel internacional de habla hispana. Y durante todo el año ha estado entre los 100 libros más leídos de Amazon. Ese mismo año saqué la segunda parte de la novela erótica y un libro juvenil llamado Moleman, las aventuras del hombre topo.  Este año me he presentado para el concurso de Amazon con una novela de fantasía, una distopía llamada Aisling: En el mundo de los sueños.

Fantasía, novela erótica, aventura… Yo me siento cómodo contando historias, no hay un solo género en el que me centre. Cada una de mis novelas tiene una temática diferente, hay aventura, thriller, distopía fantástica, novela juvenil y dos eróticas. No tengo un género definido, pero el que mejor vende y mejores críticas tiene es la novela policíaca. Por lo que la siguiente novela que publicaré será un thriller.

¿Y qué te llevó a convertirte en escritor? Siempre me ha gustado contar historias. De pequeño nunca me terminaban de convencer los finales por lo que siempre los cambiaba. Terminaba de leer la historia y siempre me fallaba algo. Durante un tiempo escribí poesía y más adelante comencé con los relatos. Gané un concurso en el ayuntamiento de Ugao-Miraballes y con el dinero del premio me apunté a un taller de escritura en Bilbao. Antes trabajaba en la empresa de electrodomésticos Fagor por lo que tenía poco tiempo para escribir y, cuando quería retomar la historia, tenía que volver a leerla y casi comenzar de nuevo. Por eso me costó tantos años terminar la primera novela. Luego, empezaron los EREs en la fábrica y hace un año y medio nos echaron definitivamente. Y es cuando comencé a tener más tiempo para escribir y monté la Escape Room.

Escribir una buena novela lleva tiempo. Yo ahora mismo intento sacar dos libros al año, depende de las circunstancias. Este año solo he podido sacar uno ya que estoy dedicado al nuevo negocio. Pero el año pasado, que no tuve trabajo, publiqué tres.

¿Y cuál de los seis libros es el que más alegrías te ha dado? Póker de Asesinatos. La novela con la que quedé finalista en el concurso de Amazon. Donde más vendo es en Ebooks y por suscripción de Amazon. Papel únicamente a familiares, amigos o conocidos, ya que, al ser auto publicado, no se vende en librerías. Eso es un problema ya que ni siquiera puedo llevar un ejemplar a la biblioteca de Basauri para que cualquier persona pueda alquilarlo y leerlo. Me dicen que necesitan comprarlo para justificar el gasto de libros y pedir subvención, por lo que tendría que ponerlo a la venta en Elkar, la única librería de Basauri.  A pesar de ello, en números no me va mal; el agosto pasado tuve 500 ventas en digital y más de 100.000 páginas leídas en Amazon.

¿Tienes algún referente que te haya inspirado a la hora de escribir? El escritor al que más he leído es Dan Brown, pero desde que estoy en el mundo de la escritura independiente, mi referente es Gemma Herrero Virto, una escritora de Santurtzi. Quedó finalista en el mismo concurso de Amazon que yo, pero en 2017. Desde entonces somos amigos. Vive de la literatura desde hace dos años, pese a ser independiente y no tener editorial, por lo que es un referente para mí. Escribe muy bien.

Ager Aguirrre, escritor y dueño de la Scape Room Dementia Rooms

Ager Aguirre Zubillaga // Haizea Juárez

¿Te has inspirado en Basauri y en sus vecinos para alguna de tus obras? En la primera novela, Los Nietos de Dios, aparece el pueblo, concretamente la estación de trenes de Basauri. También me he basado en experiencias que he vivido y varios de mis personajes cuentan con algunas de mis características. Más allá de este aspecto, lo que todas mis novelas tienen en común es la crítica social. Todas contienen un mensaje, ya sea sobre el maltrato al medio ambiente, la corrupción de políticos y banqueros o sobre el destino que corremos en este mundo.

¿Y en qué lugar está quedando la escritura en esta era digital? Hoy en día se puede considerar lectura a muchas cosas, ya no solo a un libro de papel. Ahora la gente lee en un móvil, una tablet o un Ebook, o escucha audiolibros o los ve en series adaptadas de novelas. Hay muchas maneras de consumir lectura. A pesar de ello, yo discrepo a la hora de considerar alguno de esos formatos como lectura, para mí ver una serie no lo es. Aun así, hay diferentes maneras de contar historias y los escritores tenemos que contarlas en los formatos que los lectores quieren consumir. Por ello, mis libros están en papel, en digital y en audiolibro.

Otra forma de llegar al lector es a través de las suscripciones de Amazon donde se pueden leer todos los libros que se quiera y a los escritores nos paga por páginas leídas. Existe mucha competencia. Muchos de nosotros solemos decir: “Hay más escritores que lectores”. Eso es así porque ahora, cualquier aficionado a la lectura saca un libro; los youtubers, los famosos, los políticos… Hay mucha gente que publica su propio contenido en grandes plataformas, porque ahora con las nuevas tecnologías publicarlo es mucho más sencillo. Antes tenías que tener un agente literario, ir a una editorial, que lo aceptaran… Ahora convierto mi libro a digital, lo subo a Amazon y en diez minutos está en todo el mundo.

¿La tendencia? Hacer relatos de cien páginas y que puedan meterse en podcast de corta duración. El consumo rápido es lo que prima.

Saliste de Fagor, te pones con la literatura y, además, abres la primera sala de escape de Basauri. Es otra manera de contar historias, de una forma interactiva para que la gente que quiera vivirla pueda experimentarla desde dentro. Es la historia de la desaparición de dos personas dentro de una casa y los participantes deben entrar y descubrir lo que ocurrió mientras buscan pistas y resuelven el misterio. Yo soy consumidor de Escape Rooms, he hecho veinte y decidí abrir una en el pueblo ya que, además de ser una manera de contar historias, Basauri no tiene muchas opciones de ocio interactivo, salvo un cine y la hostelería.

Arriba