Entrevistas

Hospital Galdakao – Enfermera UCI: “Necesitamos material para trabajar, lo estamos reutilizando”

coronavirus hospital galdakao
El Hospital de Galdakao es el que tiene más casos en Bizkaia / Bidebieta

La basauritarra Yoli Calonge es enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de Galdakao. Los compañeros del medio de comunicación Geuria han tenido con ella una larga charla para conseguir aclarar un poco la nueva situación que estamos viviendo. En el enlace tenéis la entrevista completa, y aquí os dejamos un resumen del contenido:

Como sabemos, el coronavirus Covid-19 es similar a una gripe, pero se contagia de forma muy fácil y rápida. Y precisamente en eso radica el riesgo más grave: si cada vez hay más infectados, puede haber más muertos, aunque la mortalidad del virus sea menor. Hoy sabemos que la tasa de mortalidad del virus es inferior a la de una gripe convencional, pero solo al final de la crisis sabremos hasta qué punto lo es realmente. De hecho, la gripe común mata a muchas personas cada año, a pesar de que haya tratamiento y vacuna. Un ejemplo, como nos recuerda Yoli, fue la especial dureza de la gripe en 2009.

Hemos repasado cronológicamente lo que ha sucedido en estas últimas semanas. En principio, era el hospital de Cruces el que debía acoger a todos los enfermos con Covid-19, pero a primeros de marzo se produjo un gran brote en Basauri y se han producido muchos contagios. Por ello, se decidió que cada hospital atendiera a los pacientes que le corresponden. Al principio, se ocuparon las plantas del hospital y los servicios de urgencias. “En la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) llevamos unos diez días con más casos graves. Tengo que decir que, en nuestro trabajo, esta situación no es nueva: aunque quiza la gente no lo sepa, la gripe convencional nos da mucho trabajo. Este año, en febrero hemos tenido un poco de tranquilidad y la gripe no ha golpeado tan fuerte, pero el Covid-19 ha agravado notablemente la situación”. En la actualidad, el hospital de Galdakao es el centro de Bizkaia que cuenta con más casos, pero la escasez de material es cada vez más grave y se ha comenzado a reutilizar lo que hasta ahora era material de un solo uso para garantizar la seguridad.

Respecto a lo que viene, Yoli Calogne señala que “no tenemos más que mirar los países que han tenido el virus antes que nosotros. Lo peor está por venir”. Sin embargo, también han aparecido las primeras señales de esperanza: se ha comenzado a probar un nuevo tratamiento con los pacientes ingresados en el Hospital de Cruces, en colaboración con hospitales de Barcelona y Madrid. Además, en Galdakao se va en buen camino para poder empezar a trabajar con el nuevo tratamiento.

Le pedimos que describa la situación que tienen actualmente en el hospital: “Nuestro equipo ha sido reforzado por Osakidetza y ahora tenemos quince camas en UCI: normalmente tenemos diez operativas, con la posibilidad de abrir otras cinco. Y es probable que en los próximos días se preparen más camas, ya que esperamos más enfermos. Estamos recibiendo enfermos con Covid-19 que necesitan ayuda inmediata en la respiración. También se incorporarán a la UCI las unidades REA y URPA (Servicios de Anestesia y Reactivación), pero somos pocos los trabajadores con formación específica para el cuidado de enfermos críticos, no hay muchos trabajadores con la preparación necesaria”. Asimismo, el personal de quirófanos se está recolocando en puestos que en estos momentos son fundamentales. De hecho, solo se están realizando las intervenciones estrictamente necesarias y de emergencia. “Me gustaría decir que muchos trabajadores de la sanidad pública se han ofrecido para trabajar los días libres o, los que no tienen jornada completa, para trabajar más horas”, añade Yoli.

ESCASEZ DE MATERIAL DE TRABAJO

Uno de los problemas más graves es la escasez de material: “Estamos reutilizando el material que necesitamos para el trabajo. La gente normal tiene mascarillas y nosotros, los trabajadores de emergencias, apenas tenemos. He tenido que volver a usar la mascarilla que había usado durante once horas de trabajo”. Según explica Yoli, desde febrero han tenido problemas de suministro de material. “En febrero, con la gripe común, teníamos escasez de material porque el Covid-19 estaba en China y allí enviaron la mayor parte del material. Entonces empezó a llegar a nuestros hospitales menos material de lo que normalmente llegaba”.

Tras muchas horas de trabajo, Yoli explica que la mayoría de los trabajadores siguen ‘conectados’ también en casa: “Cada día tenemos nuevos protocolos que cambian en función de nuestro material de trabajo. Nos dicen que utilicemos los delantales durante más tiempo, aunque para evitar contagios no es recomendable reutilizar el material. Esto hará que seamos nosotros mismos los que tengamos que tener más cuidado en el trabajo, porque la seguridad no está tan garantizada como en una situación normal.

Además, ahora, todos los que trabajamos en sanidad no podemos enfermar, no puede pasar eso: ni enfermeras, ni cocineros, ni de laboratorio, de limpieza, de farmacias… trabajamos en una cadena y todos tenemos que funcionar. Por último, es cierto que las empresas con el material que necesitamos en la sanidad pública están obligadas a suministrar ese material, tanto las mascarillas que puede tener una clínica dental como los materiales que las grandes industrias tienen en los departamentos de salud, pero no sé si eso se está cumpliendo”.

Es obvio que el personal del hospital cumple estrictas normas de higiene, pero también hay trabajadores que se han contagiado del virus y están en cuarentena en casa: “Yo fuera del hospital, en casa o en la calle, puedo contagiarme porque no depende de mí, porque mucha gente va a trabajar, por ejemplo, en transporte público … En el trabajo, por ejemplo, desinfectamos antes y después el teclado del ordenador y cuando estamos entre los trabajadores estamos con mascarillas”.

> Consulta la entrevista completa aquí

Arriba