Basauri

Itziar Ituño: “Gracias a esta pandemia tenemos una gran oportunidad para cambiar las cosas”

itziar ituño actriz entrevista
Itziar Ituño en una escena de La Casa de Papel 4 / Vancouver Media

La actriz y cantante basauritarra Itziar Ituño (Basauri, 1974) anunciaba hace unas semanas que tenía coronavirus, en pleno rodaje de la serie ‘Alarde’ de ETB1. Ahora, ya dada de alta, nos cuenta cómo ha vivido estas semanas de confinamiento desde su casa en el Kalero y las reacciones del público al estreno de la cuarta parte de la exitosa La Casa de Papel. Además, reflexiona sobre la cultura en esta nueva situación y sobre la crisis económica que se anuncia tras la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Hace unas semanas informabas en redes de que tenías coronavirus. ¿Cómo te encuentras? Ya me han dado alta y me siento bien, pero no me han hecho ningún test. Ni siquiera para diagnosticarme, me consideraron como grupo contagiado porque hubo casos en el rodaje que estaba haciendo en marzo. Salgo lo menos posible porque no me fío mucho, no sé si puedo contagiar aún. Y no sé cuándo lo sabré, porque se comenta que se harán test a los que lo hemos pasado en casa, pero nadie se ha puesto en contacto conmigo. Es un poco mosqueante que políticos y deportistas tengan derecho a test y el resto no. Además, con el foco de contagios que ha habido aquí en Basauri, me preocupa que no se haya puesto una carpa para hacer test masivos.

Has pasado la enfermedad y el confinamiento en Basauri. ¿Cómo has vivido desde el Kalero las iniciativas de los vecinos para hacerlo más llevadero? De tanto salir a aplaudir y por el impulso gregario de los humanos, nos hemos acercado mucho. Antes solo saludabas o conocías de vista a algún vecino, pero ahora ya terminas charlando después de los aplausos y te ofrecen ayuda por si necesitas algo. Además, desde que un día un vecino puso música y cantamos el ‘cumpleaños feliz’ a una niña, nos fuimos viniendo arriba. Hemos tenido hasta una fiesta de disfraces y un domingo de cervezas en el balcón y hasta hemos hecho un vídeo colectivo. La gente tiene mucha necesidad de descorchar la presión.

En esta situación tan peculiar se ha estrenado la esperada cuarta parte de La Casa de Papel. ¿Cómo has visto la respuesta del público? El público estaba impaciente y más todavía al estar todos metidos en casa. El día del estreno se cayó la red al conectarse muchos usuarios a la vez. La audiencia ha sido espectacular y se ha visto la temporada muy rápido. Creo que triunfa en todo el mundo por su punto irreverente e inconformista con el sistema. Los protagonistas quieren hacer su propio dinero en La Casa de la Moneda, eso que hacen los bancos cuando les interesa y la gente pobre no puede hacer. Tiene un ‘rollo’ Robin Hood que ha calado en el contexto del descontento general.

itziar ituño actriz basauri

Itziar Ituño en una escena junto a Najwa Nimri / Vancouver Media

Con tu personaje de Raquel Murillo has conseguido millones de fans en todo el mundo. ¿Cómo lo vives? Es alucinante; tengo clubs de fans en Brasil, Filipinas, Nigeria, India. Por las cosas que me escriben tengo la sensación de que el público tiene necesidad de referentes femeninos fuertes, que defiendan lo suyo. Mi personaje pasa de estar dentro del orden establecido en su trabajo como policía, aunque con sus conflictos, a enamorarse del ‘enemigo’, del que también le gusta su discurso contra los bancos y el sistema. Así que se le acaban de derrumbar todos los esquemas y toma partido, se cambia de bando. Este personaje ha hecho que muchos fans se hayan acercado a mí a través de Instagram y han descubierto otras facetas de mi carrera. Han visto trabajos míos anteriores, como la película ‘Loreak’ o ‘Izarren Argia’. Gente de Alemania, Italia, Argentina o Brasil que además procura escribirme en euskera utilizando Google Traductor o han comenzado a escuchar a grupos como Gatibu o Berri Txarrak. Pasan cosas estupendas. Con la onda expansiva provocada por el éxito de la serie, he estado con mi grupo Ingot en Lima o Brasil.

Estabas rodando cuando caíste enferma. Ahora, anuncian la posibilidad de comenzar rodajes en la Fase 1. ¿Crees que se puede  garantizar la seguridad? Absolutamente no. Si no hay test es inviable, puesto que tenemos mucha cercanía los actores, además de que te tienen que maquillar, peinar, ayudar a vestirte. Si no hay medidas estrictas nos vamos a contagiar sí o sí. Es cierto que hay necesidad de trabajar para terminar muchos rodajes, pero esto es muy serio y hay que tener mucho cuidado con la desescalada, ha de ser muy estricta.

Se habla también de limitaciones de aforos en teatros y cines. ¿Qué puede suponer este nuevo panorama para la cultura? Soy consciente de que la situación es difícil de solucionar, pero en el teatro por ejemplo, los actores tendrán que hacer muchas más sesiones para ganar el mismo dinero que antes. Sé que es una manera de empezar y que por algún sitio hay que dar el primer paso, pero creo que no se ha escuchado a los interesados lo suficiente. Tampoco en otros sectores. La cultura necesita medidas a corto, medio y largo plazo, teniendo en cuenta que la mayoría de los artistas están siempre en situación precaria. Es un bien muy importante en nuestra sociedad, lo estamos viendo ahora en el propio confinamiento. ¿Cómo estaría nuestra salud mental si no tuviéramos series, libros, películas o música para levantarnos el ánimo y darnos fuerzas?

¿Qué lecciones crees que podremos sacar de esta crisis sanitaria, económica y social? Lo que tengo claro es que no nos pueden hacer pagar la crisis que ya viene y que pretenderán que paguemos con los impuestos de todos. Habrá empresas que sigan sacando beneficio mientras los trabajadores se juegan su salud. En este contexto, si una empresa consigue beneficios tendrían que invertirse en Sanidad, paro, ayudas a autónomos que no pueden abrir su negocio… Espero que los lazos que se han hecho en los vecindarios durante estas semanas sirvan para plantarse ante las injusticias que vienen. Si uno se juega la salud para que la economía no se hunda es para que todos vivamos bien y no para que unos pocos sigan haciéndose ricos. Gracias a esta pandemia tenemos la gran oportunidad de cambiar las cosas. Las élites van a intentar mantener su estatus, como hacen siempre. Y tenemos que intentar que eso no ocurra.

Arriba