Basauri

Miriam Larrión: “A mi hermano David le gustaba sobre todo la libertad que le daba la montaña”

david larrion alpinista
David murió en Los Alpes pocos días antes de cumplir 26 años / Cedida

Hace 20 años, el 21 de junio del año 2000, el basauritarra David Larrión perdía la vida en la pared norte de las Grandes Jorasess en los Alpes, junto a Pepe Chaverri y Pablo Salas. Una avalancha de piedras que se produjo poco antes de finalizar la ascensión de la vía Mc Intyre-Colton se llevaba por delante los sueños del joven alpinista, con tan solo 25 años. David preparaba su aventura en Pakistán, en el que sería el primer ochomil de su vida, después de haber estado en Los Andes o Quebec. Hemos charlado con su hermana Miriam, quién recuerda dos décadas después la pasión intensa de David por la montaña, sus retos y su trayectoria.

¿Cuándo comenzó la pasión de David por la montaña? Empezó relativamente tarde, con 20 años. Pero tenía desde siempre un espíritu deportivo y aventurero: jugaba al fútbol, había estudiado Magisterio Deportivo y trabajaba en una empresa de deportes de aventura. De todas formas, empezó con mucha pasión y con muchas ganas. La montaña se convirtió en su vida y aprendió de forma autodidacta, con gente que sabía del tema, sobre todo con amigos de Basauri, aunque también de otros lugares. Quería superarse a sí mismo y ser uno de los mejores.

En las crónicas de aquel tiempo se decía que tenía un futuro muy prometedor. ¡Le ponía tantas ganas! Había conseguido un año antes la Mención de Honor por parte de la Federación Española de Alta Montaña por su actividad durante 1999. Y cuando falleció estaba en el Equipo Español de Jóvenes Alpinistas y tenía muchos retos por delante. 

De hecho, en julio iba a hacer su primer ochomil, el Nanga Parbat, en Pakistán. Sí, su idea era acudir con Alberto Posada para hacer allí la que sería la primera escalda en estilo alpino, sin campamentos base. De hecho, la expedición a los Alpes era un entrenamiento para afrontar el gran reto de Pakistán. Había estado buscando patrocinadores y hasta salió en ‘Esta es mi gente’, un programa de ETB2 de la época. Recuerdo que después del fallecimiento llegaron un montón de paquetes de diferentes marcas. De todas formas, el había trabajado para ahorrar y poder hacer todos los viajes anteriores, la montaña era el centro de su vida.

david larrion aniversario

David tenía previsto hacer su primer ochomil en Pakistán / Cedida

Ya había estado en Quebec, en Los Andes… ¿Cómo relataba sus experiencias cuando volvía? Siempre contaba maravillas. Porque le encantaban las montañas, la naturaleza…Volvía siempre muy contento, era una persona muy alegre, llena de vida. También era muy atrevido, siempre quería ir un paso por delante, aunque no era un kamikaze. Le gustaba la libertad que le daba la montaña. Era una persona muy poco materialista, vivía en una antigua cuadra en Abadiño, porque tenía muy cerca las montañas de Atxarte y así podía escalarlas cada dos por tres, no le hacía falta mucho más.

¿Cómo recuerdas aquellos días tras su fallecimiento? Me llamaron unos amigos de él para quedar, pero no me venía bien. Me insistieron mucho y al final fui y fueron ellos los que me lo contaron. Fue todo un poco agónico, porque además tardaron mucho tiempo en traer el cuerpo a Basauri. Recuerdo que el entierro en la Iglesia de San Pedro fue multitudinario y que la noticia también salió en numerosos medios. Muchas personas nos llamaron por teléfono a la casa familiar, incluso hablándonos en diferentes idiomas. Recuerdo especialmente la carta de Odile, una mujer francesa que estaba en el refugio de Leschaux cuando ocurrió todo para decirnos que había arrojado dos rosas rojas por cada uno de los montañeros fallecidos. Son recuerdos muy especiales que se quedan para siempre.

Arriba