Basauri

Argiñe Cob: “Si eres capaz de soportar 9 meses de calor infernal, la vida en Playa del Carmen va sobre ruedas”

argiñe cob basauritarra
Argiñe lleva tres años viviendo en México / Cedida

La joven basauritarra Argiñe Cob llegó a México con una beca del Gobierno Vasco, para trabajar durante 8 meses, “pero me gustó tanto y vi tanta posibilidad de crecimiento laboral” que decidió quedarse. De eso hace ya tres años y después de vivir en Ciudad de México, ahora reside y trabaja para una cadena hotelera de Playa del Carmen.  Enamorada de la cultura e historia mexicana, nos cuenta las peculiaridades de su vida al otro lado del charco.

¿Qué lleva a una basauritarra a vivir en México? México era un país que culturalmente desde que estudie la carrera me atraía mucho. Estudié Historia en la Universidad de Salamanca y allí tuve una profesora de Bilbao también, que nos inculcó el interés por las sociedades prehispánicas, las culturas de Mesoamérica y en general América Latina. Desde entonces siempre tuve esa espinita de trabajar y vivir allí, en un país tan próximo y lejano al mismo tiempo.

¿Qué fue lo que más te chocó cuando comenzaste tu vida allí? ¡Muchas cosas! Por ejemplo, le echan picante hasta a la fruta. Al principio me molestaba, pero ahora me encanta. También me choco que la gente en Ciudad de México (CDMX) se desparasita cada 6 meses con una pastilla. El agua está algo contaminada y es aconsejable hacerlo al menos una vez al año. Además son muy dados a hacer juegos de palabras relacionados con temas sexuales o escatológicos y al principio es un poco chocantes.

Obtener el carnet de conducir es mucho más fácil y el seguro del coche no es obligatorio, así que conducir puede convertirse en una verdadera jungla. Hay que transitar con cuidado por la noche, no hay la seguridad que tenemos en Europa en general. Por otro lado, el clima de Quintana Roo para ir de vacaciones es espectacular, pero trabajar con temperaturas caribeñas te afecta en el rendimiento.

¿Y algo que te sorprendiera que no conocieras de su cultura? Es muy interesante ver cómo en algunas partes del país, especialmente en la península de Yucatán, Chiapas y Quintana Roo, han sobrevivo cultos sincréticos y formas de religiosidad previa a la época de la conquista. También me sorprendió la percepción hacia la muerte. Más allá del famosísimo Día de Muertos, viven la muerte de forma dual. Es un duelo con todas sus manifestaciones afectivas, pero también es celebración de la vida y homenaje, constituye un reencuentro con los seres queridos que no están y un proceso de aceptación de la muerte como un escalón más sobre nuestra existencia, la etapa final que hay que festejar y tomar conciencia para hacer de nuestras vidas momentos más amables.

argiñe cob basauritarra mexico

La joven basauritarra viven en Playa del Carmen / Cedida

¿Cómo es el mundo laboral? Por lo general son muy emprendedores y trabajadores. Tal vez sea un poco exagerada la influencia capitalista en México, pero la gente de a pie se mueve mucho más. Hay más iniciativa privada y son muy solidarios entre ellos. En este sentido, América era y sigue siendo un continente nuevo, lleno de mezcla y contraste que vibra y cambia rápidamente. La gente deja su trabajo y comienza en otro súper rápido. Esto no se considera un estigma, todo lo contrario, el mercado laboral es muy dinámico. Además, el mercado latino es muy aspiracional, la gente se endeuda con muchísima facilidad y no hay mucha educación financiera en este sentido.

Primero viviste en la capital y ahora en Riviera Maya. ¿Cómo es la vida en un lugar tan paradisíaco?La vida en Playa del Carmen, respecto a los dos años que viví en Ciudad de México fue un cambio total. Vivir en la Ciudad Torbellino (CDMX) es cómo estar dentro de una lavadora, aquello es orden entre el caos, pura adrenalina y novedad. Una ciudad de más de 20 millones de habitantes, tiene sus pros y sus contras.

Vivir en Playa del Carmen es mucho más tranquilo. A pesar de la visión que se pueda tener sobre fiesta 24h, es un lugar relajado para vivir, hay muchos turistas y la mayoría de las actividades de ocio están vinculadas a este sector. Cultural y socialmente no hay tanto que hacer si lo comparamos con CDMX, pero es un lugar paradisíaco, lleno de naturaleza exuberante donde no hay contaminación, ni tráfico. Sólo hay un pequeño inconveniente 3 meses de calor y 9 de calor infernal, si eres capaz de acostumbrarte a eso, ¡todo sobre ruedas!

Trabajas en una cadena hotelera. ¿Cómo está afectando a ese sector la pandemia del Covid? Duramente. En mi equipo antes del Covid éramos 45 personas sólo en Quintana Roo, a día de hoy somos 10. La representación del PIB en el sector del turismo en México es inferior a la de España, sin embargo, Quintana Roo está totalmente enfocada a la explotación del turismo. Por eso se está considerando como actividad esencial y aunque hay restricciones, los hoteles permanecen abiertos con aforo limitado.

argiñe cob basauritarra mexico

Argiñe trabaja para una cadena hotelera / Cedida

¿Siguen llegando turistas?Tradicionalmente a Quintana Roo llega mucho turista americano y canadiense, estos siguen llegando al igual que el turismo nacional. Donde sí se ha notado un bajón considerable es en el turismo de origen europeo. Ahora mismo somos uno de los pocos países receptores de turistas que no está poniendo restricciones de entrada frente al Covid. Lo que sí se está comercializando es la prueba de PCR y test de antígenos en los hoteles para aquellos turistas que les pidan en sus países de origen tener una prueba negativa para el ingreso en su país.

Tal vez sea por el hecho de evitar restricciones (pruebas o seguro médico obligatorio) que México haya ascendido al tercer lugar mundial en recepción de turistas. Las autoridades se justifican debido al carácter esencial que tiene el turismo en muchas regiones de México, sin embargo el pronóstico da un poco de miedo.

¿Cómo es la situación entre la población ante el Covid-19? En México la gente empezó a llevar mascarillas mucho antes que en otros lugares, entre 2009-2010 tuvieron brote de influenza grave, la llamada “Pandemia de gripe A (H1N1)” que hizo concienciarse mucho a la población en general, puede que este hecho haya mitigado el impacto del virus. Durante los meses de mayo a agosto hubo cierre de comercios y hoteles en Quintana Roo, pero siempre fue voluntario. Y actualmente toda la actividad turística y relacionada con la hospitalidad funcionan con normalidad.

Aparte de amigos y familiares, ¿qué es lo que más echas de menos de Basauri? La temperatura fresquita y siempre agradable. Trabajar con tantísima humedad y calor a veces es asfixiante. Ir al monte, el bacalao al pilpil de mi ama y el pintxo pote, ¡aunque eso también implica a mis amigas!

En los tres años que llevas fuera, ¿cuántas veces has vuelto? Vuelo todos los años una o dos veces al año. En 2020 ha dado la causalidad que he tenido que volver dos veces, durante los meses de julio y agosto y para viajar entonces sorprendentemente no había restricciones.

¿Tienes pensado volver a Basauri o crees que tu vida en México va para largo? Sí, pero no sé cuándo. Creo que los planes a largo plazo nunca salen muy bien, de momento estoy aquí muy contenta. Así que, si el Covid y la economía lo permiten, seguiré un poquito más al otro lado del charco.

Arriba