Entrevistas

Nagore Lopategui: “La estrategia principal de lucha del pueblo peruano es la organización comunitaria”

nagore lopategui
Nagore ha estado desde 2011 trabajando en Perú / Cedida

La basauritarra Nagore Lopategui (1984) ha centrado su trayectoria profesional en la responsabilidad social y la cooperación al desarrollo. Por ello, desde 2006 ha vivido en diferentes países, y desde 2011 hasta ahora ha desarrollado proyectos en numerosas comunidades de Perú. Actualmente, se encuentra realizando un máster en Innovacción Social y Economía Solidaria y analiza la diversidad en el comercio local de Basauri, “para conocer la percepción, estereotipos y actitudes sobre el emprendimiento migrante en el municipio”, explica. Los basauritarras pueden contestar un cuestionario sobre el tema en este enlace.

Has vivido en diferentes países. ¿Cuándo y cómo decidiste irte fuera de Basauri para desarrollar tu trabajo? En 2006 estudié el último año de la carrera de Economía en Lyon, Francia. Fue mi primera experiencia viviendo fuera y desde entonces decidí que viajaría y viviría en diferentes países. En 2007 me instalé en Madrid, donde viví tres años y medio. Hice un máster de Cooperación al Desarrollo y otros estudios de Comunicación Social. Trabajaba en Médicos sin Fronteras, pero la situación empezaba a ser complicada a nivel laboral y cada vez había menos oportunidades, especialmente para la gente joven. En 2011 me surgió la oportunidad de viajar a Perú y no lo dudé.

Desde entonces he vivido en Perú, un país que me ha acogido con mucho cariño, donde he podido desarrollarme con proyectos que me han permitido viajar por distintas comunidades y países de la región, conociendo una diversidad de gente, paisajes, culturas y tradiciones.

¿Cómo es la realidad social en Perú y en qué proyectos estas trabajando en la ONG en que trabajas? Perú es un país megadiverso, con más de 55 pueblos indígenas y 47 lenguas originarias, cuenta con una riqueza enorme en sus territorios con historias, prácticas y saberes ancestrales. Sin embargo, los elevados niveles de desigualdad, la corrupción y los problemas estructurales del país tienen como consecuencia que 6,4 millones de personas se encuentran en situación de pobreza, especialmente las poblaciones rurales e indígenas de los Andes y la Amazonia peruana.

Frente a ello, la principal estrategia de lucha y resistencia el pueblo peruano es la organización comunitaria, con comedores populares, ollas comunales y otras redes de solidaridad impulsadas principalmente por mujeres. Mi trabajo a lo largo de estos años y en diferentes ONG ha sido articular con organizaciones de base con proyectos de género que buscan fortalecer las capacidades y promover oportunidades para la inclusión económica y social. Desde el 2016 participo en Tamboras Resistencia, un colectivo feminista que reúne a mujeres a través de la música y el tambor.

También has estado en otros países como Colombia, ¿cómo fue la experiencia? En 2015 tuve la oportunidad de vivir un año en Bogotá. Trabajé en Aldeas Infantiles SOS, en el área de Responsabilidad Social. A través de alianzas con empresas y el sector público colombiano conseguíamos financiar proyectos de acogida y refugio de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que han sido separados de sus familias y afectadas por el conflicto armado, la violencia machista o situaciones de emergencia.

La situación en muchos países latinoamericanos obliga a numerosas personas a emigrar. ¿Cómo crees que son recibidos en los lugares receptores? La movilidad humana es un fenómeno que ha estado siempre presente en todas las partes de nuestro planeta y todos los periodos de la Historia. Las personas nos encontramos en constante tránsito desde nuestros lugares de origen en busca de mayores oportunidades o por refugio y protección. Migrar no es un proceso sencillo, implica alejarte de tu familia y de tu entorno, para llegar a un lugar nuevo y empezar de cero. El pueblo vasco sabe mucho de esto, casi todos/as tenemos historias familiares vinculadas a la migración o al exilio en otros territorios de la península o del extranjero.

Siento que la sociedad vasca es, en general, bastante receptiva. Pero para responder a esta pregunta, sería mucho más interesante conocer la percepción que tiene la propia población migrada. Desde sus voces, testimonios y sensaciones. Considero que con estos ejercicios de escucha e intercambio de experiencias, podríamos aprender mucho.

¿Crees que los migrantes tienen muchas dificultades todavía para desarrollar su proyecto de vida en otros países? La población migrante es sumamente diversa, sin embargo, siempre ha ocupado una posición de vulnerabilidad en el acceso al mercado de trabajo. Como consecuencia, quedan expuestas a situaciones de desempleo o condiciones precarias de informalidad, temporalidad, jornadas parciales, disminución de salarios, etc. A pesar de su enorme talento, nuestra mirada racista, clasista y machista los encasilla en sectores como la hostelería y la construcción o en tareas domésticas, de los cuidados y limpieza, para las mujeres migradas.

Frente a ello, en los últimos años he trabajado en Acción contra el Hambre, impulsando proyectos de emprendimiento y autoempleo como una alternativa para el desarrollo y la inclusión de los grupos de población más oprimidos y con menores oportunidades. Hemos tenido muy buenos resultados. Considero que puede ser una estrategia interesante para municipios como Basauri, donde vemos cómo están proliferando negocios impulsados por personas de diferentes nacionalidades, fortaleciendo el comercio local y dinamizando la vida de los barrios.

nagore lopategui

Ahora estás analizando la situación de los migrantes en Basauri. ¿Qué primeras impresiones tienes sobre cómo es la convivencia intercultural aquí? El desarrollo social y económico de Basauri se encuentra históricamente ligado a los movimientos migratorios. En el siglo pasado, la llegada de familias obreras procedentes de distintas partes del país implicó una transformación sin precedentes. Basauri pasó de ser un pueblo rural, a convertirse en uno de los principales enclaves industriales de la zona. En apenas siete décadas, pasó de tener 2.000 habitantes, a contar con más de 55.000 en la década de los ochenta (se multiplicó por 28).

Hoy, las casi 3.000 personas procedentes de diferentes etnias, culturas y nacionalidades que residen en el pueblo, hacen de Basauri una sociedad más plural y diversa. Respecto a los procesos de convivencia intercultural, valoro mucho el trabajo de organizaciones como Mujeres en la Diversidad. Se trata de un grupo de mujeres de diferentes orígenes, que desde hace más de 13 años se reúnen para compartir experiencias de vida, empoderarse e implicarse en la cotidianidad del municipio.

En Basauri se han desarrollado diversas iniciativas como la estrategia antirumores y existen asociaciones para favorecer la interculturalidad. ¿Ves suficientes estas iniciativas o es necesario impulsar más?Con la presencia de personas procedentes de más de 55 países, la sociedad basauritarra en el siglo XXI es todavía más diversa de lo que ya fue en el XX. Estos escenarios multiculturales representan nuevas oportunidades y desafíos. Frente a ello, es importante transversalizar el enfoque intercultural en las políticas públicas; realizar estudios y diagnósticos para conocer mejor la realidad y desarrollar acciones eficaces; promover espacios de articulación y participación ciudadana para fortalecer una convivencia intercultural.

Llevo casi 15 años viviendo fuera de Basauri. Sin embargo, he podido conocer el trabajo que viene realizando el Ayuntamiento, AntiRumores, Marienea o Mujeres en la Diversidad. Y considero que es una labor muy valiosa de sensibilización y promoción de la diversidad. Ahora que regreso al pueblo para instalarme por aquí, espero participar más activamente en estas iniciativas comunitarias.

Por el momento, estoy haciendo un estudio sobre la diversidad en el comercio local de Basauri, para conocer la percepción, estereotipos y actitudes sobre el emprendimiento migrante en el municipio. Si eres vecino/a de Basauri, te invito a participar de manera anónima en este breve cuestionario. Muchas gracias por tu tiempo, sinceridad y colaboración. https://forms.gle/sTFNAtcZigjFf9eRA

Arriba