Entrevistas

Nerea Barrondo: “Estados Unidos me está ofreciendo muchas oportunidades en el ballet profesional”

nerea barrondo
Nerea Barrondo en El Cascanueces / Cedida

La joven basauritarra Nerea Barrondo (1997) comenzó en Bilbao sus estudios de ballet con tan solo 3 años. Desde entonces, su trayectoria y su pasión por esta disciplina han sido imparable. Tras estudiar en Madrid y en la prestigiosa Academia de ballet de Bolshoi en Moscú, empezó su carrera profesional con 18 años en Nueva York y continúo en Nueva Jersey. Actualmente, lleva tres años bailando y dando clases en Ballet Frontier of Texas. Además, viaja mucho a Japón, puesto que su novio Kaito Yamamoto y ella tienen muchos seguidores allí.

¿Cómo surge tu interés por el ballet y cómo fueron tus inicios? A los 3 años mi madre me apuntó a mi primera clase de ballet en la escuela de danza Olaeta en Bilbao, donde además de mis clases de ballet también asistí a clases de danzas vascas. Con los años el ballet se ha ido convirtiendo en una parte crucial de mi vida hasta llegar a ser mi pasión. Actualmente no me imagino mi vida sin él.

De muy jovencita te fuiste a Madrid y después a Moscú. ¿Cómo fue la experiencia de vivir tan lejos de tu familia? No puedo decir que haya sido fácil. El año más difícil para mi fue el que viví Madrid. Pese a estar más cerca de casa, el no poder ver a mi familia teniéndola tan cerca fue mucho más complicado para mí que estar tres meses sin verles cuando vivía en Moscú. En Moscú mi mente estaba mucho más ocupada aprendiendo el idioma e intentado adaptarme a su cultura. Creo que eso también me ayudó a no añorar tanto, aunque los extrañara mucho.

Después te fuiste a Estados Unidos y en la actualidad estás en Texas. ¿Es Estados Unidos la cima para dedicarse al ballet profesional? Me gradué de la Academia del Bolshoi a los 18 años y ése mismo año me ofrecieron mi primer contrato como bailarina profesional en Nueva York. Creo que cada bailarín encuentra su camino y compañía en diferentes partes del mundo. Hay muchas compañías que admiro en Europa y a nivel mundial, pero creo que en mi caso Estados Unidos me está ofreciendo más oportunidades hoy en día. Quizás en unos años sea diferente y baile en otro lugar, pero por ahora me gustaría seguir trabajando en Estados Unidos.

Además, el ballet te ha permitido viajar a numerosos países. ¿Cuáles son los que más te han impresionado? Sí, la verdad es que he tenido la gran suerte de viajar a varios países europeos en los cuales asistí a competiciones internacionales y cursos intensivos de ballet en Alemania, Bélgica, Francia, Chequia, Mónaco, Polonia y Suiza. De cada país, además de llevarme un equipaje lleno de conocimiento también me llevo muchos inolvidables recuerdos.

¿Cuál es tu mejor recuerdo? Sin duda mi mejor y más preciado recuerdo fue en Suiza, donde competí en el prestigioso Prix de Lausanne. Es una de las experiencias que solo unos pocos bailarines selectos tienen la oportunidad de disfrutar y estaré eternamente agradecida por haber sido seleccionada. Actualmente viajo mucho a Japón. Mi novio, Kaito Yamamoto, y yo tenemos muchos seguidores en Japón y solemos viajar allí para impartir masterclases y bailar en eventos cuando nuestro calendario lo permite.

nerea barrondo

Nerea Barrondo junto a su pareja el bailarín Kaito Yamamoto / Cedida

Recientemente has sido la bailarina principal en el ballet de la Bella Durmiente. ¿Cómo ha sido el reto? La Bella Durmiente es uno de los ballets más legendarios que existen y siempre ha sido mi sueño bailarlo. Éste ballet se caracteriza por la dificultad técnica de los pasos, la interpretación dramática y la resistencia física de bailarina. He crecido viendo a bailarinas del Bolshoi interpretar éste famoso papel, por lo que el reto de estar a la altura ha sido bastante grande y ha requerido muchas horas de ensayos. Por otra parte me encantan los retos y creo que éste me ha ayudado a crecer mucho como bailarina y artista.

¿Qué otros personajes te gustaría interpretar? Me encantan los ballets románticos como «Giselle» y el «Lago de los Cisnes», en los cuales a parte de los pasos de ballet también puedo explorar mi lado artístico aunque también me encantaría debutar como Kitri en el energético ballet «Don Quixote».

Además de bailar, impartes clases en el Ballet Frontier of Texas. ¿Qué es lo más complicado a la hora de ser profesora de ballet? Cuando imparto clases intento enseñar a mis estudiantes toda la sabiduría que me han inculcado mis profesores. Principalmente intento transmitirles la pasión y el amor por el ballet, creo que éso es lo más difícil. También el explicarles que las clases de ballet no son solo ejercicio físico sino que son una herramienta necesaria para llegar al escenario y que debemos aprovecharlas bien.

En alguna ocasión has actuado en Basauri. ¿Podremos volver a verte pronto? Por ahora no tengo previsto bailar en Basauri, aunque me encantaría volver a hacerlo. Bailar para mis seres queridos siempre es algo muy especial.

A parte de tu familia y amigos, ¿qué es lo que más echas de menos de Basauri? Echo de menos el estar en casa en general, caminar por las calles conocidas y abrazar a mi familia… Hace más de dos años que no he podido ir a Basauri por la pandemia, es la vez que más tiempo he estado sin verlos. ¡Espero que todo vaya mejorando y poder ir a visitar pronto!

Arriba