Basauri

Basauri ofrece a las trabajadoras del hogar ”colectivización, información y un punto de encuentro” en Marienea

basauri_trabajadora_hogar_2013

El diagnóstico sobre la situación de las trabajadoras del hogar define la labor del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri: sensibilización y su papel como espacio de encuentro y socialización.

El Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri atesora una amplia trayectoria en materia de sensibilización sobre la situación y los derechos de las trabajadoras del hogar de Basauri. Marienea, la Casa de las Mujeres de Basauri, y el Centro de Información de la Mujer (CIM) ubicado en este mismo edificio, se han convertido en espacios a los que las trabajadoras del hogar, e incluso empleadores, acuden con frecuencia para informarse sobre las condiciones de trabajo de este colectivo e interactuar e intercambiar experiencias con otras mujeres que desempeñan la misma labor. Mediante talleres, sesiones informativas, o desde el propio CIM, se realiza una función sensibilizadora y potenciadora del empoderamiento que se ha visto avalada por los resultados del diagnóstico sobre la necesidades y oportunidades de las trabajadoras de hogar elaborado por el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.

El año pasado se produjo una modificación de la normativa reguladora del trabajo en el hogar y el Área de Igualdad municipal decidió aprovechar esta coyuntura para analizar las condiciones de las mujeres empleadas en este tipo de servicios y profundizar más en sus necesidades, limitaciones y oportunidades, proponiendo líneas de actuación e intervención y analizando así también la labor realizada desde Marienea y el CIM.

El diagnóstico se ha elaborado desde una perspectiva cualitativa, no cuantitativa. Se han realizado doce entrevistas en profundidad a mujeres trabajadoras de hogar de Basauri y, teniendo en cuenta la diversidad de este colectivo, se ha entrevistado a trabajadoras de procedencia geográfica local, estatal e internacional, en régimen externo e interno, que realizan tareas domésticas o tareas de cuidados de personas en situación de dependencia, y con diferentes antigüedades en su empleo. Además, dos grupos de discusión han debatido sobre su situación: uno, integrado por trabajadoras de hogar externas e internas de diversa procedencia, y otro de personas de sectores del ámbito asociativo, sindical e institucional de Basauri, cuyas características han sido consideradas relevantes para los objetivos del estudio.

 

CONDICIONES PRECARIAS Y DESCONOCIMIENTO DE SUS DERECHOS


De este diagnóstico se desprenden varias conclusiones y propuestas de intervención. Las definiciones del trabajo de hogar que realizan las empleadas son diversas, como lo son las tareas que incluye, y no existe una identidad colectiva entre ellas. “Es un colectivo muy heterogéneo, tanto en el tipo de tareas que realizan, como la percepción que tienen de lo que es el trabajo del hogar, la situación laboral en la que se encuentran o la forma en que les ha afectado la nueva normativa, que también ha tenido un impacto variado”, apunta Asier Iragorri, delegado de Política Social del Ayuntamiento de Basauri. El informe también revela que, en general, las condiciones de trabajo son precarias y las trabajadoras muestran un desconocimiento de sus derechos. 

“Como líneas de actuación ante estas realidades se proponen acciones encaminadas sobre todo a la sensibilización y la generación de espacios de socialización. Son vías en las que ya se trabaja desde Marienea, el CIM y el Área de Inmigración, puntos que las propias trabajadoras han identificado como lugares de referencia en el diagnóstico. A tenor de las conclusiones intensificaremos nuestro papel informador y sensibilizador, el medio por el que podemos actuar, ya que el Ayuntamiento no tiene competencias en materia laboral o contractual”, precisa Asier Iragorri.

Así, a través de iniciativas como talleres o jornadas, desde el Área de Igualdad se incidirá en informar a empleadores o empleadoras y trabajadoras sobre la necesidad de establecer los límites de las tareas a realizar y reconocer que el sector es un colectivo que puede y debe defender sus derechos, resaltando la importancia de tener una relación contractual en orden. “También es importante trabajar en la colectivización de las trabajadoras. Facilitarles canales de comunicación entre ellas y de relación con el entorno, ofrecerles espacios abiertos de interacción social como Marienea”, añade Asier iragorri.

Arriba