Basauri

Basauri adquiere dos pisos de acogida para víctimas de violencia machista y situaciones de emergencia social

pisos acogida emergencia social
El pleno abordará este jueves la aprobación inicial del servicio / Geuria.eus

El Ayuntamiento de Basauri ha puesto en marcha la constitución del servicio de pisos de acogida para mujeres víctimas de violencia machista y para situaciones de emergencia social en la localidad. Tras la compra de dos pisos de acogida, el pleno abordará este jueves la aprobación inicial del reglamento del servicio.

La regulación de los pisos de acogida que plantea el equipo de gobierno se “atiene estrictamente” a la urgencia social según el criterio dictado por Ley de Servicios sociales, según explican responsables municipales. Dicha ley considera como urgencia un hecho no previsto, como una catástrofe o situaciones de inseguridad, entre otras cuestiones.

ALEGACIONES DE LA OPOSICIÓN

La oposición ha presentado una serie de alegaciones para ampliar los criterios de uso de los pisos. Así, desde Elkarrekin Podemos proponían que se incluyesen también los desahucios inminentes, la declaración de ruina y aquellos casos en los que los Servicios Sociales “consideraran necesaria su utilización”, según ha explicado el portavoz de la formación morada, Bobi Galdós. Sin embargo, afirma, “el equipo de gobierno se ha amparado en que la ley no les obliga a más y han dejado de lado estas propuestas”. En la misma línea, EH Bildu, presentó enmiendas para incluir desahucios, conflicto familiar grave o ruina inminente, o para establecer objetivos concretos en los casos de violencia machista, según ha detallado el portavoz Exabier Arrieta.

Desde el equipo de gobierno han recalcado que la propuesta para el servicio “está hecha como se tiene que hacer”, ya que los supuestos que plantean desde la oposición no son hechos no previstos, “si no el resultado de un procedimiento que se demora en el tiempo y no ocurre de repente”. En este sentido, han precisado que lo que reclama la oposición es competencia de Vivienda del Gobierno Vasco, que “ya plantea soluciones a ese tipo de situaciones”.

Arriba