Basauri

Mikel Carrillo: “Para ser un pueblo tan futbolero, la pelota tiene bastante afición en Basauri”

mikel carrillo
Mikel es el entrenador principal de la sección de mano / Cedida

Bidebieta Pilota Taldea cumple este mes de mayo nada menos que 40 años como escuela de pala y ya en 2001 se convirtió también en club de mano. Hemos charlado con el basauritarra Mikel Carrillo (Donostia,1991), que empezó a entrenar como pelotari justo el primer día que abrió la escuela. Después pasó a ser ayudante de entrenador y desde hace 6 años se ha convertido en el entrenador principal de la sección de mano.

¿Cómo se presenta el final de temporada para Bidebieta Pilota Taldea? Ahora mismo, solo estamos en competencia federada que es lo único que se puede ahora mismo por el tema de la pandemia. Estamos jugando trinketes, pares izquierdas… En principio, el torneo final será el primer fin de semana de julio y vemos posibilidades de que uno de nuestros pelotaris, que ahora mismo está cedido formando pareja con un pelotari de Zornotza llegue a las finales. En las finales de trinkete, que se celebran en la última semana de junio, también tenemos representación, aunque vemos más opciones en las semifinales que en la final.

¿Qué consecuencias ha tenido en la pelota el parón por la pandemia? La verdad es que el club está pegando un tirón bastante importante y la situación sanitaria no ha afectado a la calidad y logros, más bien ha repercutido en la cantidad. Durante este último año hemos perdido a numerosos pelotaris de la Eskola, porque los parones tan largos hacen que se pierda la ilusión. Ha sido un mazazo importante, porque hemos perdido 20 o 25 pelotaris, estábamos en unos 60 y ahora nos hemos quedado en 35-40, contando tanto los de pala como los de mano. El más joven tiene 8 años y el mayor 31.

Sin embargo, la pelota tiene bastante afición en Basauri. La verdad es que sí. Para ser un pueblo muy futbolero y también muy aficionado al balonmano, la verdad es que no está nada mal. Siempre se quiere más, pero poco a poco, estamos trabajamos para ello. Sabemos que venimos de un deporte minoritario, pero nuestra intención es subir. Esperemos que en la próxima reunión del LABI tengamos sorpresas positivas respecto a volver a tener público, ya que mucha gente nos pregunta sobre ello.

torneo pelota final 2019

Imagen de la final del torneo de 2019 / Cedida

¿Es la pelota un deporte muy duro? Sí que lo es, porque muchas veces te escudas en tu pareja, pero cuando juegas tu solo estás solo ante el peligro. Psicologicamente no es como otros deportes como el fútbol, que si tú fallas tienes a otros diez compañeros que pueden cubrir tus errores. Físicamente, es muy duro también, sobre todo para las manos. Es una de las razones por las que es complicado que los pelotaris que se han ido vuelvan, porque requiere otra vez un gran esfuerzo para tenerlas a punto.

¿Tenéis algunos proyectos para impulsar la vocación entre los más pequeños? Sí, de hecho estamos iniciando un proyecto con los diferentes colegios de Basauri para involucrarlos en este deporte. Nuestra idea es que los estudiantes compitan dentro de las clases a partir de septiembre. Y después, dentro de lo que se pueda hacer en fiestas de Basauri y San Miguel, se puedan hacer competiciones entre diferentes escuelas. Creemos que es importante que sepan que también existe la pelota, además de los deportes mayoritarios. Y también podría ser una forma de encender alguna vocación.

¿Y cómo se presenta el futuro a medio plazo para la pelota en Basauri? Nos enfrentamos a un par de años bastante importantes para nuestro club,  sobre todo para ver cómo nos recuperamos de la pérdida de jugadores. Además, el hecho de que los escolares lleven tanto tiempo sin competir también nos puede pasar factura. Si el año que viene no va bien, estaríamos en una situación crítica. Pero tenemos la esperanza de coger impulso y que vaya todo hacia arriba. Así que el año 2022 será clave para nuestro club.

Arriba