Basauri

El macro festival de Basauri condicionará el futuro desarrollo de los terrenos de la Basconia

Los terrenos de La Basconia / Geuria

El pasado 28 de diciembre, el Ayuntamiento de Basauri informaba mediante una nota de prensa de la actualización del convenio firmado en 2009 con SEPES (Entidad Estatal de Suelo del Gobierno de España) que regula la explotación de los terrenos de la antigua fábrica de La Basconia en el barrio Baskonia-Larrazabal.

Tan sólo unas semanas después, GEURIA ha podido saber que el promotor del festival de música Mad Cool de Madrid está trabajando para celebrar un macro festival en dichos terrenos a comienzos de septiembre de 2022. Se trata de un evento con capacidad para congregar a varias decenas de miles de personas, con lo que, a pesar de ser una cita que se presume anual, condicionará otras opciones de explotación de actividad económica que se pudieran desarrollar en dichos terrenos.

Tras la liberación de la playa de vías de Pozokoetxe, el solar de La Basconia -130.000 metros cuadrados- representa la última gran opción para posibilitar el desarrollo económico de Basauri, que actualmente cuenta con una de las mayores tasas de paro de Bizkaia y con una actividad económica debilitada con el paso de los años.

El equipo de gobierno municipal, liderado por EAJ-PNV con el apoyo del PSE, explicaba en su nota de prensa de hace unas semanas que el convenio “supone dar soporte a cualquier actuación que se quiera llevar a cabo en esos terrenos tan estratégicos para el municipio”, en palabras del alcalde Asier Iragorri. Asimismo, su socia de gobierno, la socialista Isabel Cadaval, consideraba hace unos días, en una entrevista concedida a BIDEBIETA, que “la construcción de viviendas y la llegada de nuevas empresas serán el Ensanche de Basauri, cuestión clave para el futuro, también en aspecto poblacional”.

Sin embargo, la mencionada actualización del convenio con SEPES no detalla ninguna ejecución más allá de la construcción de viviendas. Por ello, tras hacerla pública, llegaron las primeras críticas por parte de otros partidos políticos. Desde la oposición, EH Bildu puso en duda, en declaraciones a GEURIA, que Basauri tenga capacidad de decisión sobre los terrenos: “Siempre hemos defendido la cesión de los terrenos al Ayuntamiento, anteponiendo el interés municipal a los intereses económicos de otras instituciones, y la redacción de este convenio no va en esa línea. Basauri necesita la instalación de potenciales actividades económicas que puedan generar empleo de calidad”, declaró el concejal Exabier Arrieta. Asimismo, Elkarrekin Podemos recibió la reformulación del convenio con cautela y, lamentó que ningún miembro del equipo de Gobierno les haya dado explicaciones o resuelto dudas, más allá de la información técnica que recoge el propio documento del acuerdo.

El nuevo convenio divide en dos las trece hectáreas de La Basconia: ‘Basconia Noroeste’, de 74.845 m² de superficie de suelo de uso terciario e industrial; y ‘Basconia Noreste’, de 62.455 m² para uso residencial. En ‘Basconia Noroeste’, según recoge el nuevo convenio, “SEPES se reserva la posibilidad de disponer libremente de esos terrenos en el caso de que los ingresos derivados de las diferentes actuaciones de estos ámbitos no colmen sus expectativas de retorno económico de la operación, lo que nos inquieta”, declaró EH Bildu.

La implantación del macro festival en La Baskonia haría que dichos terrenos pasasen a sumarse a un listado de proyectos, entidades o instalaciones que ocupan buena parte de los terrenos de Basauri reduciendo la libertad de acción del municipio a la hora de decidir sobre el futuro de su desarrollo económico o, en su defecto, imposibilitándole la explotación de dichos terrenos para tal efecto.

En cualquiera de estas casuísticas se encuentran los espacios ocupados por los cuarteles de la Policía Nacional, la cárcel, Mercabilbao, la estación eléctrica de Finaga, la futura estación del TAV, la playa de vías de Ariz, las vías de tren de Renfe, las cocheras de Metro Bilbao o el nudo de carreteras que atraviesa el municipio para conectar Bilbao con otras zonas de Bizkaia. Todas las infraestructuras mencionadas tienen en común un retorno económico muy reducido para Basauri y han sido objeto de debate político en el municipio desde hace décadas.

Al espacio ocupado por las infraestructuras mencionadas, habría que sumarle los terrenos de dos empresas de la envergadura de Sidenor y Bridgestone. Todo ello, concentrado, junto a 40.000 habitantes, en tan sólo siete kilómetros cuadrados.

CONVENIO DE 2009. El Ministerio de Vivienda del Gobierno de España, a través de la Entidad Estatal de Suelo (SEPES), adquirió en 2009 los terrenos de La Basconia en Basauri por 40 millones de euros, dentro de una operación de oferta pública de compra de suelo que ascendió a 180 millones.

En aquel momento, Ministerio y Ayuntamiento, tras la firma de un convenio entre ambas entidades gobernadas entonces por el PSOE, anunciaron la construcción de 1.350 viviendas para 2015, en su mayoría protegidas, además de una galería de arte en los pabellones industriales. Para realizar cualquier actuación era imprescindible descontaminar lo suelos debido a su alta contaminación tras más de 80 años de actividad industrial.

Doce años después, SEPES y Ayuntamiento de Basauri han actualizado el convenio para activar la vía de la explotación económica de los terrenos de La Basconia.

Arriba