Basauri

Lontzo Sainz: “No podemos creer todo lo que nos llega y menos rebotarlo sin más”

lontzo sainz basauritarra
El basauritarra Lontzo Sainz es Director de Estrategia en Investigación de Audiencias en EiTB / Cedida

El basauritarra Lontzo Sainz es Director de Estrategia e Investigación de Audiencias en EiTB. Su trabajo consiste en ayudar a los equipos que generan contenidos para televisión, radio o Internet a seguir una hoja de ruta y a que puedan tomar decisiones en base a datos. En la era de las fake news y los bulos, hemos hablado con Lontzo sobre las formas de verificar las noticias y del futuro de los contenidos y de los soportes del medio audiovisual, que evolucionan día a día.

Trabajas en las audiencias de todos los canales del medio. En el caso de EiTB, ¿cuál crees que es la el valor más fuerte del grupo? Una parte muy importante de la investigación son las audiencias en radio, televisión y todas las ventanas digitales (Web, Apps, Smart TV, Redes Sociales…). Y precisamente, en ser un grupo audiovisual radica nuestro valor más fuerte: sabemos que si actuamos como tal, somos capaces de ofrecer más y mejor servicio público a la sociedad vasca. Y todo ello en un entorno de medios que va cambiando a velocidad de vértigo y al que hay que adaptarse constantemente para seguir estando allí donde la gente está. La otra gran fortaleza es la cercanía; estar cerca de la realidad para poder dar cuenta de ella. Y junto a ello, evidentemente el euskera; una de nuestras razones fundacionales: su promoción y uso en un mundo globalizado.

¿Crees que la televisión seguirá siendo el medio estrella o que la  programación a la carta e internet, o incluso las redes sociales, podrán quitarle el trono? En realidad no se trata de quién es la estrella, sino de poder generar un ecosistema. Pasamos casi más tiempo que nunca delante del aparato de televisión; pero lo que consumimos no es sólo lo que entendemos por televisión «lineal», la de toda la vida, la que vemos a la hora en la que alguien ha programado un espacio en concreto.

Y, al mismo tiempo, contenidos de la «tele de toda la vida» los vemos en nuestro móvil, tablet u ordenador. Escuchamos la radio en casa, en el coche o en una app. Pero también escuchamos podcasts, o música en Spotify que no son la radio generalista ni la musical… Hay que entender que estamos en un entorno de impacto de 360º y justo en ese punto la medición de audiencia tiene desde hace años un reto todavía en vías de solucionar: tener una perspectiva de lo que consumimos, sea cual sea el momento, lugar, soporte, ventana o plataforma en la que lo hagamos. Se avanza año a año en ese camino, pero todavía queda un trecho.

lontzo sainz basauritarra

Lontzo Sainz / Cedida

¿Cómo se trabaja en el medio audiovisual, teniendo en cuenta los cambios constantes de tendencias y la llegada de más herramientas para informarse y/o entretenerse? Pues se trabaja como en muchos otros sectores de actividad: estando muy atentos a los movimientos de los gustos del público, del mercado, de la competencia y de lo que se hace en otras partes del mundo. E intentando adaptarse a los cambios que se van produciendo, en nuestro caso, sin perder la esencia de servicio público. La abundancia y aparición constante de herramientas no deja de ser una oportunidad más para hacer mejor nuestro trabajo.

¿Son, por ese motivo, los jóvenes los más difíciles de cautivar y mantener como espectadores? El público juvenil es, a todos los efectos, quien más diversifica su atención y quien es más permeable a las nuevas formas de comunicarse; no entiende de programaciones o que haya que ver, oír o leer algo un día concreto, a una hora concreta de una manera concreta.

Llegar a la gente joven es el reto y el objeto de deseo de muchos medios, pero no hay fórmulas mágicas. En el caso del contenido se trata de que se adapte a sus gustos y sus formas de consumir: en el caso de EITB, tener una marca como Gaztea que vive en euskera y trasciende con mucho a la propia radio, o El Conquistador, que va mucho más allá de la televisión, nos hacen ver que se puede y se debe apostar por tener a ese público con nosotros.

Estamos en la era de las fakes news, que explotaron con la pandemia y ahora con la invasión de Ucrania. ¿Cuáles crees son las mejores herramientas para luchar contra ellas? Nosotros en su día publicamos una guía de ayuda que todavía se puede consultar si la buscas en Google. Por resumir: si algo parece falso lo será, e incluso si no lo parece, puede serlo. Pero hay un par de recursos fáciles:

Uno para los contenidos escritos: cuando recibes algo, abre un buscador como Google y busca «bulo sobre» y añade lo esencial de ese mensaje o enlace que te acaban de pasar. Hay decenas de equipos en el mundo (reunidos en una alianza internacional de verificadores cuyo logo verás en su web) que se dedican a verificar contenido y probablemente ya habrán desmentido ese bulo que te ha llegado. Otro para los contenidos en foto: hacer búsquedas inversas. Vete a «Google images» y sube la foto que te han pasado. Verás si es original o no, quién la ha publicado, si corresponde realmente con eso que dice representar…

Durante los primeros meses de la pandemia tuve el privilegio de dedicarme, junto a otras personas de EITB, a estas labores de desmentir lo que llamamos «coronabulos». Desmentimos más de 100 en unos 2 meses; muchas veces con al ayuda de la gente que nos envió centenares de Whatsapps pidiendo ayuda. Se consultaron más de un millón de veces: había hambre y necesidad. (https://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/7231305/coronavirus-covid19-100-bulos-coronavirus-desmentidos-eitb/)

Con la guerra de Ucrania, esta realidad se ha vuelto a poner de manifiesto con el añadido de que a los «bulos» fortuitos fruto de malentendidos, se unen cientos de mensajes o imágenes con un objetivo de desinformación evidente.

¿Y qué puede hacer el usuario para tener siempre información verificada? En esencia se trata de generar espíritu crítico, y de no creer todo, lo que nos pasan. Y menos, rebotarlo sin más. Las fuentes contrastadas y contrastables quizá no estén a mano para la ciudadanía, pero los profesionales de la información sí tienen acceso a ellas, de tal modo que en estos tiempos, el periodismo, el de toda la vida, se hace más necesario que nunca. Y es el que se hace en los medios de comunicación con equipos potentes.

¿Cómo crees que evolucionará el medio digital y las audiencias de aquí a diez años? ¿Podemos imaginarlo? ¡Pues si la cosas cambia varias veces al año, imagínate dentro de 10! Vale, me voy a mojar: la medición de audiencias, como te comentaba, en 10 años creo que tendrá integrada esa visión 360º de cómo se generan y consumen los contenidos, y será capaz, además de establecer modelos con Inteligencia Artificial, sin necesidad de ser para nada agresivos con la privacidad de las personas. Una herramienta potente para poder ofrecer mejores contenidos y servicio público.

¿Y respecto a los contenidos y el entretenemiento? En cuanto a los contenidos, vamos hacia una diversificación cada vez mayor, pero tiene pinta de que la televisión y la radio van a seguir jugando un papel muy relevante en el ámbito informativo, como «eventos», por su capacidad de reunir una gran cantidad de gente al mismo tiempo sobre todo cuando se produzcan hechos relevantes; más allá de que esos dos soportes o los soportes digitales ofrezcan inmediatez y llegada directamente al móvil de la gente.

De igual modo, el entretenimiento parece enfocado al consumo colectivo, generando «comunidad» en forma de «evento» que reúne a miles de personas a la vez. Pero además, la relación con esos programas de entretenimiento, parece abocada a ser un «continuum» que lleve asociados otros contenidos y otras experiencias que permitan un constate contacto con la marca (el programa), más allá del momento del evento e incluso con contenidos diferentes a los del evento.

Arriba